Gran alineación el 11: 11 :11.

Tiempo de atención y cambio de las diferentes formas de pensar y hacer las cosas. Energía que transforma y ayuda a dejar atrás lo que ya no es necesario ni útil para la vida en una consciencia transformada. 

Muchos ámbitos de la vida se pueden ver de manera distinta y habrá que estar preparados para ello. Quienes han estado trabajando para este cambio notarán que su percepción es nueva. También podrán sentirse con una energía que les permita disfrutar y relacionarse con más aceptación ante situaciones y eventos que antes parecían complicados. También habrá momentos que puedan ser confusos por el cambio o por darse cuenta de la sombra no reconocida que ahora se manifiesta de una manera evidente para ser aceptada y transformada. 

Todo se debe al apoyo que este portal energético ofrece a toda la humanidad para su despertar y evolución.

Este día recibimos un mensaje para despertar la consciencia de lo que somos y de lo que hemos sido siempre, es una oportunidad para tomar consciencia de nuestra verdadera identidad.

Meditar reflexionar y tomar responsabilidad de nuestra palabra, de lo que creamos en cada expresión, de lo que estamos llamados y realizar en esta experiencia humana manifestando conscientemente lo mejor en beneficio de todos. 

Sintonizate con esta gran energía y crece en consciencia de todo y de todos  

Armonizate con el universo desde el corazón con el amor que seas capaz de vivir. 


Amelia Camacho Guerrero. 

5 noviembre 2018. 

El miedo no educa, estanca.

Actualmente la educación es un tema de atención en la sociedad y en la vida de todos. Es algo que nos obliga a pensar en las formas en que damos instrucción y formación a los que nos rodean.  Siempre estamos participando en este proceso, aun si sin darnos cuenta. 

Transmitir los miedos que tenemos y que no hemos podido superar hace que se hagan presentes en todo lo que compartimos. 

Los padres influyen de manera preponderante en esto ya que consideran que alertar a sus hijos de, lo que en su interior, es un gran temor los alejara de un resultado no deseado.

Miedo al fracaso, al futuro, a elegir mal, a la pobreza, a no ser queridos o aceptados, a no cumplir con las expectativas de los demás, a no ser personas exitosas ,etc, etc.

Todo esto genera mucha preocupación e inseguridad,  mucho estrés.

Nada de esto fortalece el crecimiento y el desarrollo de las capacidades y talentos de los jóvenes y niños que aprenden a vivir con mucha angustia por miedo a no poder hacer lo que les gusta y a no complacer los objetivos de los demás. 

Educar es una tarea que requiere hacer a un lado todo lo que ha impedido crecer con la libertad de expresión de lo que cada uno es. 

Favorecer la confianza y la aceptación del ser que somos y desarrollar el gusto por el conocimiento para descubrir el camino que recorremos con pasión y alegría en lo que elegimos hacer, es un propósito que los educadores tienen en sus manos. 

Magnífica tarea que no es posible dejar en manos de la escuela solamente,  es una tarea de toda la sociedad y para ello debemos poner atención en nosotros mismos y en la vida cotidiana que día a día nos muestra lo que estamos haciendo desde nuestro interior y manifestandolo en la realidad que vivimos.

Hay tanto que hacer en cada uno de nosotros para ayudar a que la educación tenga un mejor futuro que hay que empezar por atender a la familia, base y fundamento de la sociedad. 

Sociedad que está construida por individuos que han de crecer en consciencia de sí mismos para participar en la construcción de un país donde exista la libertad, la paz, la armonía y el amor de todos para todos.


Amelia Camacho Guerrero. 

28 octubre 2018. 

El día de muertos.

La cultura y las tradiciones y costumbres tienen una riqueza ancestral. Recibimos esta información de nuestros padres y de la sociedad en la que vivimos  todo esto conlleva ideas, creencias y pensamientos que también transmitimos a los que siguen. 

Aprendemos de la vida y también de la muerte. 

Al despertar de la consciencia y al recordar quienes somos, sabemos que la muerte no existe para el Ser que somos. 

Hoy podemos despedirnos de los seres que amamos con una idea diferente, con sentimientos distintos y con la aceptación  que nos da el saber que no mueren nunca.

Podemos seguir con la tradición de poner altares y de honrar la memoria de quienes ya se fueron de este plano pero ahora la mente puede tener contenidos de ideas muy diferentes. 

El día de muertos, hoy, se llena de recuerdos, de experiencias compartidas y si nuestra comprensión de la muerte del cuerpo es real y profunda, sabremos que el amor y el agradecimiento a esos seres es el mejor homenaje para ellos por lo que son y nunca dejarán de ser. 


Amelia Camacho Guerrero. 

25 octubre 2018. 


Acumulación.

La costumbre de guardar muchas cosas, de consumir y retener de todo lo que consideramos útil o importante esconde razones que no son visibles, pero existen y encuentran todo tipo de justificación. Preguntarnos el porqué de esta respuesta podría parecer trivial sin embargo no lo es.

Aquí recordaremos que todo es mente y si ya nos acercamos a la comprensión de lo que esto significa sabremos que detrás de cada acumulación hay una idea, un significado que la acompaña. Ahí es donde solo nosotros podemos encontrar la respuesta. Son tantos los condicionamientos aprendidos a lo largo de la vida y grabados con tal inconsciencia que cuesta trabajo verlos rápidamente, el ego los protege y los justifica porque de no ser así los descubriríamos con mucha facilidad. 

El pensamiento mecánico ha guardado una mentalidad muy contaminada de falsedad. Una de ellas es la mentalidad de pobreza, de miedo a la escasez, de insuficiencia, de retención para un futuro imaginario alimentado por grandes temores, todo ello fortalecido por la mercadotecnia que siempre invita a consumir lo que nutre una identidad que a nadie le importa. 

Todo esto afecta el flujo natural de la energía, cuando alguien retiene, a alguien le falta. También afecta la salud. El cuerpo retiene todo lo que no se digiere adecuadamente y es no sólo alimento también impresiones y eventos que no se procesan con la aceptación y asimilación debida. Las enfermedades, la obesidad, los trastornos psicológicos, la depresión y muchas más son resultado de la forma en que las emociones fijan lo que la mente crea. 

La emoción es el pegamento de la experiencia. Y las emociones se evaden muchas veces por evitar ver una realidad interior que puede no gustar. 

El trabajo interno ayuda a reconocer las construcciones mentales y a transformarlas en pensamientos favorables al crecimiento y desarrollo de la consciencia para así superar las necesidades imaginarias y aprender a no acumular nada que nos dañe. 

Soltar es liberarnos de cargas innecesarias. 


Amelia Camacho Guerrero. 

16 octubre 2018. 

El paso del tiempo.

Pensar en el desgaste de los cuerpos y sus facultades viviendo con miedo y sufrimiento por esta natural causa, equivale a vivir con resistencia al tiempo. 

El tiempo es un elemento natural que no admite discusión ni controversia. 

Somos una manifestación del tiempo y en cada forma y expresión de vida éste se percibe sin duda ni clemencia.

Esta oportunidad de vida no es afectada ni alterada por la participación humana.Su duración no es decisión de uno. La materia sí es afectada por los pensamientos y las emociones, el significado y la percepción personal del sentido y dirección de ella.

" La materia es afectada por la información que recibe ", dijo el reconocido neurofisiologo  mexicano Jacobo Grinberg.

El tiempo no contiene significación, cada uno se la otorga. 

Al vivir en un cuerpo físico, todos sus componentes participan ( cuerpo, cerebro, mente, consciencia, sensaciones, emociones, percepciones, palabras) y toda la materia responde a esa información.

El tiempo actúa de manera natural en todas las formas de vida  

Cuidar todas las respuestas que acompañan al cuerpo, hace que se viva el tiempo de vida con disfrute, con el placer que da la oportunidad de elegir en consciencia.

Vivir con la preocupación por el deterioro es crearlo de la manera en que lo pensamos y el significado de todo lo que el tiempo modifica pasa por el filtro de lo aprendido, de los conceptos de vejez y de incapacidad atribuidas al tiempo. No se evita el paso del tiempo  pero ese tiempo puede ser vivido en muy buenas condiciones . Una mente que vive en aceptación de su realidad es capaz de llenar su existencia de actitudes que la colmen de bienestar. 

El tiempo es como es, así como la vida es y no está en nosotros alargarla o acortarla. El como vivimos el tiempo de experiencia que tenemos favorece la calidad de respuesta que si podemos crear. 


Amelia Camacho Guerrero. 

7 octubre 2018. 

Tiempo.

Todos representamos tiempo  todo lo que hay, lo que es ;  tiempo manifestado en la materia que ocupamos y vemos. Lo tangible, lo visible, lo que nace, crece, se reproduce y muere.

 " Muere lo que está destinado a morir. "

Nuestro Ser, que habita en este cuerpo, no es corrompido por la muerte. Es vida, presencia divina eterna. Es energía, la materia prima de toda la creación. Es la expresión de dios en miles de imágenes ante los ojos capaces de encontrarlo.

Tiempo, ley cósmica y universal de la que nadie escapa ni puede evadir, pero que si puede disfrutar.

" El tiempo es nada si no es convertido en obra"  por ello será importante preguntar:

¿ Que estamos haciendo con nuestro tiempo?, ¿Como lo estamos viviendo?, ¿ Que enfoque le damos , a que lo dedicamos ?, ¿Que contenido le damos?

¡ El tiempo es el tiempo !,  el contenido lo creamos nosotros, con amor y consciencia, o con la ignorancia y la inconsciencia.

Ni la vida, ni el tiempo te dará lo que que tu no pongas.


Amelia Camacho Guerrero. 

8 octubre 2018. 

Mujer,hija, madre, esposa : roles.

Las diferentes formas en que nos relacionamos y realizamos la experiencia humana contienen aspectos que nos ayudan a conocernos y a aprender a vivir, de una y muchas maneras, las interacciones que en nuestro grupo de convivencia, hemos elegido para ser capaces de expresar lo que nuestro espíritu es.

Mantener estos roles de manera sana y objetiva, facilita que cada respuesta sea limpia y acorde a la consciencia que tenemos de lo que representa cada persona en nuestra vida.

Alterar la interacción que ha de darse de manera natural con cada persona, da como resultado una complicada vida interna confusa llena de expectativas que no se pueden cumplir, generando frustración y sufrimiento innecesario.

Cumplir con uno mismo en cada momento  siendo lo que somos en cada encuentro favorece la vida en plenitud, ayuda a que cada relación tenga la atención y el cuidado  la nutrición y desarrollo que hace que la vida interior se viva de manera natural, espiritual y responsable. 

Manifestar en cada rol lo que requiere y no sustituir una cosa con otra, dar nuestra atención como es en cada caso, hará que no pidamos a otros lo que no les corresponde.Como madres tenemos una función, como esposas, como hijas, como todo lo demás será igual, así nos realizamos en cada aspecto de nuestro ser y ayudamos también a los demás para que cada uno cumpla con lo que le corresponde. 

Las relaciones no se contaminan y son sanas. 

La coherencia facilita la vida y la llena de libertad y de amor. 


Amelia Camacho Guerrero. 

2 octubre 2018. 

Equinoccio de otoño.

Apertura de espacios para disfrutar lo sembrado.   Oportunidad de considerar las influencias favorables que trae la luna este fin de semana.  Libra y aries presentes para dar ímpetu y balance en las acciones que cada uno de nosotros se propone.  Todo facilita la revisión de propósitos que se encaminen a tomar responsabilidad de las acciones y a emprender seriamente el camino del crecimiento en consciencia. Deseos de compromiso personal. 

Ciclos que se cierran o abren en los diferentes aspectos de la vida  trabajo, estudios, relaciones personales que se presentan en el gozo y la confianza del amor y en la medida de la responsabilidad y el compromiso del corazón y el alma. 

Cuidar lo que se siembra y las intenciones que se ponen en pensamiento, sentimiento y acción.

Claridad y objetividad mental, convivencia, armonía,magia. 

Otoño, tiempo de desprendimiento y nuevas formas de vida. 


Amelia Camacho Guerrero  

25 Septiembre 2018.





Celebrar la Vida.

Celebrar la vida y la solidaridad que somos capaces de vivir.

Recordar eventos dolorosos y fortalecer los dolores experimentados no nos ayuda a superarlos. Tener en mente las formas en que nos hemos ayudado y las mil respuestas que pudimos ver al estar en condiciones tan difíciles, es lo que podemos conmemorar,  recordar una y otra vez que somos capaces de ayudarnos y ofrecer lo mejor de nosotros mismos cuando circunstancias de nuestra vida, nos piden reconocernos como hermanos para olvidar diferencias y contradicciones y estar unidos por el bien común. Eso es indispensable porque vivimos en un lugar donde estos eventos pueden estar presentes en otras ocasiones.

Que no se nos olvide que esas situaciones son naturales en este país, que son parte de la naturaleza y la condición planetaria en el proceso de evolución de todo lo que nos rodea y que hay que favorecer una actitud que evite la angustia, el miedo, la ansiedad y el temor. 

Ante una desgracia, que todos conocemos y hemos vivido, es vital tener en mente como salimos, como resolvemos, no como nos hundimos. 

Preparar la mente y el corazón para fortalecernos ante lo que el futuro nos depare y no anticipar la repetición de la tragedia anterior. 

Todo lo que hemos vivido de manera personal nos ha permitido continuar en esta experiencia humana con mayor fuerza y con más capacidad para superar los acontecimientos. 

Celebremos la vida y la solidaridad de todos, celebremos la consciencia que ganamos con cada momento y recordemos que unidos formamos una gran fuerza. 

Acompañemos a los que aún sufren y comprendamos a los que nos rodean. 


Amelia Camacho Guerrero. 

19 septiembre 2018.


¿ Y yo, soy responsable de mi mismo?

Se puede creer que somos responsables de nosotros mismos por trabajar y mantenernos, pagar nuestras deudas y compromisos, ser puntuales, cuidar nuestro hogar o hacer negocios, ser amigos atentos y bien preparados, y si, todo eso habla bien del comportamiento que tenemos y de una manera responsable de vivir.

Sin embargo hay otra faceta de la responsabilidad personal que toca otros aspectos de nuestra vida y de la relación con nosotros mismos.  

Todo aquello que se vive en el interior de cada uno, los estados internos, la paz, el disfrute, la armonía, la felicidad, la  abundancia, la alegría, la capacidad de amar, los sentimientos, los pensamientos, la ira, el malestar y demás : son mi responsabilidad y   ¿ así lo asumo? ¿  Comprendo que lo que vivo ahí es de mi incumbencia o culpo a otros por lo que experimento?

Tomar cada una de estas opciones y saber que la forma en que las experimento depende de la comprensión que yo tengo de como percibo, interpreto y significo cada evento equivale a asumir los resultados de ello. Así no busco culpables de nada de lo que vivo y nadie tiene el poder de hacer que mi vida dependa de lo que otros hacen o piensen.

El poder está en mi y en lo que yo elijo experimentar, mi forma de responder dependerá de la consciencia que tenga de mi y de la forma en que asumo la responsabilidad de lo que soy, suelto así la dependencia y la necesidad de que los demás me den lo que solo yo puedo darme. 

Esta respuesta me libera y también libera a los demás. 

Mi vida se vive dentro de mi y mis pensamientos, sentimientos, emociones y acciones son mi responsabilidad. La coherencia entre ellas me da tranquilidad, confianza y seguridad en las decisiones que tomo y evito culpar a los demás por lo que yo decido expresar.

La culpa genera deudas y las deudas se cobran de manera esclavizante. 


Amelia Camacho Guerrero. 

11 septiembre 2018.