Vergüenza, culpa y miedo.

En la vida de todos existen estas expresiones que llenan la existencia de pensamientos y emociones que lastiman y hacen de la vida un infierno.

Las muchas decisiones que dia a día tomamos se matizan del significado que cada uno les imprime y muchas veces se cree que son la forma normal de vivir las porque todos las viven igual .

 Las creencias que nos impulsan para hacer lo que hacemos dan significados que no son sanos para nuestra forma de pensar, creando así respuestas que se traducen como: vergüenza  o culpa, las que por miedo no se pueden reconocer fácilmente.

Las muchas decisiones que tomamos a lo largo de la vida conllevan percepciones cargadas emocionalmente de manera inconsciente con todo lo aprendido y la vergüenza , la culpa y el miedo han sido resultado de ese aprendizaje.

Sentir vergüenza por ego crea sufrimiento y malestar, misma que, al depender de la opinión externa, se cree que todos se dan cuenta de ella, como si esta fuera el centro de atencion.

Sentir vergüenza por el efecto regulador de la consciencia ayuda al crecimiento interno y esta se experimenta internamente, se supera con la comprensión y aceptacion de los hechos y se convierte en conocimiento propio.

La culpa es una carga que daña mucho y genera deuda. Quien siente culpa, tiene deuda que paga de muchas maneras. Quien culpa a otros les cobra la deuda tambien de muchas formas. La culpa se relaciona con la soberbia de creer que lo que sucede y afecta a otro es responsabilidad de uno y esto no es así.

  Lo que sucede en los demas es responsabilidad de los demás. Tomar responsabilidades ajenas crea culpas que se convierten en deudas y las deudas se pagan o se cobran.

Todos tenemos un mundo interno donde nadie puede entrar ni hacer nada que nosotros no queramos. Ni hacernos felices  ni hacernos daño, ni crear nada que nosotros no permitamos, por eso hemos de ser responsables de lo que sucede en nuestro interior y no culpar a nadie de lo que vivimos. Los hechos son lo que son pero la interpretacion es de cada uno.

Dejar el miedo atrás y hacernos responsables de lo que somos y vivimos es un cambio radical en la vida de todos, es un acto de amor que por consciencia de nosotros mismos nos hace amar a los demás y a liberarnos y liberar a los otros. 


Amelia Camacho Guerrero. 

5 Febrero 2018.

El dolor interior.

La experiencia que vivimos depende mucho de lo que ponemos en ella, de como la procesamos y de la interpretación que hacemos de ella. En muchos casos nos cuesta mucho trabajo ver lo que cada evento produce en nosotros y el dolor que se vive se esconde en rincones que no podemos ver a menos de que hagamos un muy profundo trabajo con decisión y deseo de cambio interno.

Esto , por supuesto que incluye fuerza, valor y honestidad con uno mismo, porque el ego tiende redes de protección que le ayudan a mantener oculto todo aquello que permita que la consciencia sane lo que entorpece nuestro despertar.

Todo aquello que nos ha provocado vulnerabilidad o dolor y no hayamos querido aceptar por todas las protecciones creadas para sobrevivir ha hecho que las heridas no se atiendan con aceptación siendo digeridas adecuadamente. Ignoramos el daño que, escondernos de ellas genera, por eso cuesta reconocerlas y atender amorosamente cada una de ellas. 

El ego se construyó para sobrevivir en un mundo que requería de ello pero llega el momento en que todo tiene que iluminarse para ofrecernos otras alternativas.  Reconocernos vulnerables y en ocasiones débiles ante las experiencias que vivimos no es grato para el ego, porque el se debilita, por tanto trata de fortalecer las defensas creadas y la armadura tan bien hecha se activa para que todo siga así, ignorando también la fuerza con que salimos adelante. Esto no ayuda en la recuperación de ese poder interno que tenemos y que necesitamos para aceptar que somos capaces de mucho mas de lo que imaginamos para vernos con el amor que necesitamos para sanar.

No hay dolor mas grande que el saberse abandonado por uno mismo.

Saber que el dolor, el sufrimiento creado fue solo debido a la percepción propia , porque esa era la única manera en que pudimos hacerlo, ayuda a superar y trascenderlo todo.   Esto implica la manifestación de la responsabilidad que, al optar por este trabajo, tomamos para nuestro propio beneficio.   Es un acto de amor por nosotros mismos. Es la liberación de ataduras mentales. Es la flexibilidad mental para cambiar conceptos e ideas que mantienen la idea de que los demás son culpables de lo que en nuestro interior sucede y, ¡ oh sorpresa !.... en el interior de uno solo sucede lo que cada uno permite, ahí es donde se vive la vida, en ningún otro lugar, todo lo demás sucede afuera.  Y a uno nunca le sucede nada, todo pasa afuera.   Si uno no reconoce esto , todo se lleva al interior y cree que pasa adentro.

Nos movemos en un escenario con infinidad de impresiones y situaciones que aparecen ante nuestros ojos sin interpretación alguna, nosotros les damos sentido e interpretación con todo lo que es la experiencia de lo vivido, el material es nuestro y de nadie mas, por eso una misma cosa es diferente en cada persona. Nada es igual para nadie.

Sacar todo, verlo todo a la luz de la consciencia, es hacer una revisión profunda de lo que ha sido la manera de interpretar lo que ha sido la vida.  Una vida interior que nadie conoce mas que uno mismo, una vida que solo uno sabe lo que contiene. Verla sin juicio con total aceptación de lo que haya sido y como haya sido, saber que , como haya sido estuvo bien de acuerdo a lo que en ese momento la consciencia existente dictó y reconciliarse con las decisiones tomadas, no lamentarse de nada porque todos son los hechos que hoy me dan experiencia y sabiduría para crear algo diferente. Atrévete a ver con otros ojos, arriesga todo por amor a ti, lo único que puedes perder es...ego, y vale la pena.

Deja el miedo a un lado y llénate del reconocimiento que nos ofrece vernos ante la riqueza de lo aprendido, ante la fortaleza no reconocida, ante la consciencia de uno mismo que es el recuerdo de lo que realmente somos.

Todo adquiere una dimensión distinta. Todo parece diferente y el único cambio fue en tu interior, lo demás puede seguir igual pero para ti es otra cosa distinta.   


Amelia Camacho Guerrero.

30 Enero 2018.

 

La complacencia. El lenguaje del ego.

Esta actitud  tan practicada por todos con la idea de que es producto de generosidad o de simpatia no siempre significa que sea así. Muchas veces por la incapacidad de negar un servicio o un favor se complace aún en contra de uno mismo. No saber decir No por miedo o por temor a perder algo, por intimidación, por debilidad,  hace que se actue, con lo que llega a considerarse un rasgo de bondad. 

La excesiva complacencia habla de la necesidad de atención, de reconocimiento, de afecto que se tiene y que se cree poder obtener satisfaciendo con extrema exigencia los requerimientos de los demás. El ego se nutre y cada vez exige más.

Este tipo de complacencia agota y produce frustracion al no satisfacer las expectativas de recompensa  convirtiéndose en recriminacion y sufrimiento, culpabilidad e ingratitud.

Complacer por amor, por consciencia, por que se quiere, por voluntad propia es muy diferente y es propio de la consciencia de uno mismo. 


Amelia Camacho Guerrero. 

30 Enero 2018.



Amor a uno mismo.

Todos podemos creer que nos amamos y mucho por la forma en que nos complacemos ante todos los deseos que satisfacemos en nosotros mismos. Hacer lo que se nos da la gana y movernos como queremos ¿ es eso amarnos? Para muchos si es así.

Amarnos es una forma de vida que hace que seamos conscientes de lo que vivimos en el interior y podamos tomar responsabilidad de ese mundo interno que es donde realmente vivimos todo el tiempo. 

El amor que tenemos hacia nosotros no es lo que se ve afuera de nosotros sino lo que vivimos en el interior. Nuestros pensamientos, sentimientos, acciones, emociones y actitudes son lo que día a día reflejan el lenguaje con que nos comunicamos con el exterior. 

El amor por uno mismo esta en el cuidado que ponemos en todo aquello que nos alimenta y nutre. Las emociones negativas, la constante forma de pensar y querer controlar a los demás, la falta de aceptación de la realidad,la falta de respeto a uno mismo, la inflexibilidad de la mente y muchas muchas cosas más impiden que nos amemos porque amarnos sería lo opuesto a esas acciones.

Amarnos es un estado de consciencia que facilita la vida y el disfrute de todo, que incluye la aceptacion de la realidad y todo lo que esta tiene, personas, situaciones, encuentros y desencuentros, decisiones,  formas de vida, trabajo, etc., esto aleja la insatisfacción, la frustración, el desencanto, la desilusión y todo lo que nos separa del amor.

Amar por encima de todo, no es fácil sin compromiso y consciencia de lo sagrado que es vivir. Vivir es un privilegio, pero vivir en consciencia es un logro de los seres en plenitud. 


Amelia Camacho Guerrero. 

23 Enero 2018.

Autoestima.

Mucho se puede decir de este tema y muchas personas les interesa crecer para desarrollar una percepción más amplia de lo que significa. 

Para poder hacer un buen trabajo en esto hace falta comprender que este concepto se basa en un trabajo personal profundo que permita analizar el pensamiento que se ha tenido  y querer hacer las modificaciones necesarias para ajustar las ideas adquiridas. 

Tener una baja autoestima es común cuando no se tiene un conocimiento de uno mismo y cuando se depende de las opiniones de los demás. 

De una manera simplista sería sólo vernos con buenos ojos y darnos lo mejor que podemos para vivir felices, tener una buena opinión de nosotros y lograr que los demás aprecien nuestras capacidades y logros. 

Tener una autoestima sólida requiere de una atención consciente hacia uno mismo reconociendo la inconsciencia en que se ha vivido. 

Conocerse, reconocerse, aceptarse y, amarse, son necesidades básicas y elementales para todo aquel que quiera saber quien es. Así se construye un autoconcepto que conduzca al descubrimiento de la verdadera identidad personal y al conocimiento de uno mismo. 

Estimar algo o a alguien significa atribuir valor o mérito a ello. Esto no puede suceder sin que el objeto de esa estimación sea conocido,por tanto ¿ como puede tenerse una alta autoestima de alguien que no se conoce? 

Verse para reconocer todas las características que se poseen, aceptar todo lo que se descubra sin juzgar nada, dejar atrás la falsa identidad con que se ha vivido y darse cuenta de la maravilla que nos da la verdad de uno mismo,  es un paso fundamental para recobrar el valor de lo que realmente somos. 

Nada se parece a ser lo que somos. Nadie puede darnos la estimación de nuestras fortalezas y talentos como lo podemos hacer nosotros al tener consciencia de nosotros mismos. 

La verdadera identidad nos ofrece una oportunidad para disfrutarnos valorando cada aspecto de nuestro ser y es entonces que tenemos una auténtica autoestima producto del desarrollo de la consciencia ganada. 

Nada externo nos puede dar este resultado. Al crecer en consciencia se disfruta de todo pero no se necesita nada, porque nada sustituye el saber quienes somos. Todo toma su justa dimensión y la abundancia que nos rodea es el escenario donde se experimenta la vida humana. 

El valor que tiene una persona no está en el mundo externo, sino en el interior de cada uno y eso es lo que significa autoestima. 


Amelia Camacho Guerrero. 

23 Enero 2018.




INVITACIÓN.

El próximo día 27 de Enero tendremos el gusto de recibir a la Dra. Margarita Cobo ofreciendo la conferencia titulada, " Como vivir el 2018 con los lenguajes sagrados"

Su presentación en nuestra escuela es siempre un privilegio y la experiencia de compartir su experiencia y conocimiento es inapreciable. 

Se invita a todos los alumnos y amigos  interesados en participar para que se comuniquen y reserven su lugar. 

Cita : 27 de enero de las diez de la mañana a las 14 hrs.

El donativo incluye el material de apoyo. 

No se pierdan esta oportunidad. 


Amelia Camacho Guerrero. 

12 Enero 2018.

Excelente día de trabajo.

 ¡¡¡ BIENVENIDOS TODOS !!!

La alegría de reencuentro hace de esta labor el logro de un proyecto creado hace mucho tiempo. 

Sin embargo pareciera que es solo el cumplimiento de un acuerdo que se hizo mucho antes. El tiempo ya no importa, lo único que si importa es que que estamos en el camino que elegimos para llegar a ser lo que somos y que compartimos todo lo que podemos para lograrlo. 

Tal vez nos tomó mucho tiempo encontrarnos pero las almas que tienen que estar juntas se unen irremediablemente en algún momento y ese momento es simplemente hoy. 

Este momento presente,  siempre presente como lo fue y lo será.

Después de todo nunca hemos estado, ni estamos, separados. Hoy más que nunca reconocemos que todos somos uno y que lo que hagamos por nosotros lo hacemos por todos. 


Amelia Camacho Guerrero. 

9 Enero 2018.


Iniciamos actividades 2018.

Con el gusto de siempre invitamos a todos los interesados en continuar con el trabajo personal que hemos realizado hasta ahora. 

Hacemos una solicitud para que quienes tengan amigos y conocidos interesados en este proyecto, reciban una invitación a través de ustedes para así extender la labor de crear consciencia y compartir las experiencias que nos conduzcan a vivir de una mejor forma.

Las reuniones iniciarán en un primer periodo del 9 de enero al 1de marzo. 

Los horarios para primer curso son :

Martes de 9.30 a 11.30 y

Jueves de 17 a 19.00hrs.


Martes:  grupo de integración en el mismo horario de 19.00a 22.00hrs.

Miércoles : grupo de integración en el mismo horario de 10 a 14 hrs.

Los demás horarios se mantendrán al confirmar tu asistencia. 

Para  asesorías personales comunicarse por favor.

Sean todos bienvenidos. 


Amelia Camacho Guerrero. 

4 Enero 2018.

¿ Año Nuevo? ¿NUEVO de verdad?

Pensar en año nuevo, desear cosas diferentes y tener muchas cosas que hacer y que cambiar, llenarse de planes y de buenos propósitos para el futuro. 

Todos los rituales que se repiten año con año y las acciones que invitan a que, cuando menos, por un tiempo reducido, la mente se ocupe de pensar algo diferente. 

Iniciar un proceso de cambio con el propósito de lograr resultados positivos, implica tener la atención en verdaderos retos para hacer todo de manera diferente. 

Soltar las cosas que hacemos rutinariamente y convencerse de querer vivir de forma nueva creando cosas y sentimientos, emociones y actitudes que rompan la inercia de la mecanicidad que nos conduce siempre a lo mismo,es un paso fundamental para que vivamos realmente de forma distinta. 

Año nuevo, vida nueva es un dicho muy repetido y poco manifestado. 

Siempre al final del año se hacen recapitulaciones y balances de lo que hemos hecho y aprendido y no faltan las valoraciones, no siempre tan favorables, otras tantas, con concesiones que no nos hagan sentir mal y saber que vivimos siempre lo que creamos, no está en el catálogo de aceptación de la experiencia. 

Centrarse  en querer que todo sea mejor invita a crear nuestra vida día a día con lo mejor que tenemos y con la consciencia de que somos capaces de lograr que nuestra vida sea como la queremos, de que siempre está  en nuestro poder obtener un mejor resultado y que el futuro que deseamos esta siempre en nuestro corazón y en nuestras manos. 


Amelia Camacho Guerrero. 

1 Enero 2018.


Limpieza para el nuevo año.

Atender pendientes antes de empezar el nuevo año es fundamental para la salud mental y emocional. Todo aquello que se deja pendiente gasta mucha energía e impide que nos podamos sentir en paz. 

Para empezar el año es bueno poner orden en la mente y en la casa. Nada más tranquilizante que un espacio ordenado y limpio. Esto refleja el orden de la mente, el orden interno, así como es afuera es adentro. 

Dar atención a estas acciones es también una buena opción para liberarnos de cosas que no usamos y que podemos compartir, cosas que vamos acumulando y que acumulan ideas que no vemos. Por eso el orden y el sacar cosas es equivalente a liberar la mente. 

Cada cosa que retenemos  va acompañada de la idea para no soltarla.

Hay que preparar el espacio para la abundancia, para lo que deseamos disfrutar el próximo año y mientras tus espacios estén ocupados faltara lugar para lo nuevo. 

Ser una persona ordenada y limpia es un reflejo del orden y limpieza de todo lo que hay en el interior de cada uno. Es un ejercicio de desapego ante cosas inútiles para nosotros pero que podrían ayudar a otros. 

Retener está siendo el problema de la distribución de la riqueza en el mundo. Sea nuestro mundo, el mundo donde todos podemos compartir lo que tenemos, donde la bondad y la ayuda se manifiesta como un acto natural y cotidiano que empieza por uno mismo.

Empecemos este año con una actividad de generosidad para los que nos rodean, para los que nos ayudan, ellos pueden ser los mejores receptores de los objetos que deseamos compartir, hay muchas personas que necesitan lo que nosotros ya no queremos. Hagamos actos de servicio en amor empezando por nuestra propia casa.

Prolonguemos esta acción invitando a otros a hacer lo mismo. Hay muchas personas que pueden ser favorecidas por la buena voluntad de todos. 


Amelia Camacho Guerrero. 

29 Diciembre 2017.