Acumulación.

La costumbre de guardar muchas cosas, de consumir y retener de todo lo que consideramos útil o importante esconde razones que no son visibles, pero existen y encuentran todo tipo de justificación. Preguntarnos el porqué de esta respuesta podría parecer trivial sin embargo no lo es.

Aquí recordaremos que todo es mente y si ya nos acercamos a la comprensión de lo que esto significa sabremos que detrás de cada acumulación hay una idea, un significado que la acompaña. Ahí es donde solo nosotros podemos encontrar la respuesta. Son tantos los condicionamientos aprendidos a lo largo de la vida y grabados con tal inconsciencia que cuesta trabajo verlos rápidamente, el ego los protege y los justifica porque de no ser así los descubriría mos con mucha facilidad. 

El pensamiento mecánico ha guardado una mentalidad muy contaminada de falsedad. Una de ellas es la mentalidad de pobreza, de miedo a la escasez, de insuficiencia, de retención para un futuro imaginario alimentado por grandes temores, todo ello fortalecido por la mercadotecnia que siempre invita a consumir lo que nutre una identidad que a nadie le importa. 

Todo esto afecta el flujo natural de la energía, cuando alguien retiene, a alguien le falta. También afecta la salud. El cuerpo retiene todo lo que no se digiere adecuadamente y es no sólo alimento también impresiones y eventos que no se procesan con la aceptación y asimilación debida. Las enfermedades, la obesidad, los trastornos psicológicos, la depresión y muchas más son resultado de la forma en que las emociones fijan lo que la mente crea. 

La emoción es el pegamento de la experiencia. Y las emociones se evaden muchas veces por evitar ver una realidad interior que puede no gustar. 

El trabajo interno ayuda a reconocer las construcciones mentales y a transformarlas en pensamientos favorables al crecimiento y desarrollo de la consciencia para así superar las necesidades imaginarias y aprender a no acumular nada que nos dañe. 

Soltar es liberarnos de cargas innecesarias. 


Amelia Camacho Guerrero. 

16 octubre 2018. 

El paso del tiempo.

Pensar en el desgaste de los cuerpos y sus facultades viviendo con miedo y sufrimiento por esta natural causa, equivale a vivir con resistencia al tiempo. 

El tiempo es un elemento natural que no admite discusión ni controversia. 

Somos una manifestación del tiempo y en cada forma y expresión de vida éste se percibe sin duda ni clemencia.

Esta oportunidad de vida no es afectada ni alterada por la participación humana.Su duración no es decisión de uno. La materia sí es afectada por los pensamientos y las emociones, el significado y la percepción personal del sentido y dirección de ella.

" La materia es afectada por la información que recibe ", dijo el reconocido neurofisiologo  mexicano Jacobo Grinberg.

El tiempo no contiene significación, cada uno se la otorga. 

Al vivir en un cuerpo físico, todos sus componentes participan ( cuerpo, cerebro, mente, consciencia, sensaciones, emociones, percepciones, palabras) y toda la materia responde a esa información.

El tiempo actúa de manera natural en todas las formas de vida  

Cuidar todas las respuestas que acompañan al cuerpo, hace que se viva el tiempo de vida con disfrute, con el placer que da la oportunidad de elegir en consciencia.

Vivir con la preocupación por el deterioro es crearlo de la manera en que lo pensamos y el significado de todo lo que el tiempo modifica pasa por el filtro de lo aprendido, de los conceptos de vejez y de incapacidad atribuidas al tiempo. No se evita el paso del tiempo  pero ese tiempo puede ser vivido en muy buenas condiciones . Una mente que vive en aceptación de su realidad es capaz de llenar su existencia de actitudes que la colmen de bienestar. 

El tiempo es como es, así como la vida es y no está en nosotros alargarla o acortarla. El como vivimos el tiempo de experiencia que tenemos favorece la calidad de respuesta que si podemos crear. 


Amelia Camacho Guerrero. 

7 octubre 2018. 

Tiempo.

Todos representamos tiempo  todo lo que hay, lo que es ;  tiempo manifestado en la materia que ocupamos y vemos. Lo tangible, lo visible, lo que nace, crece, se reproduce y muere.

 " Muere lo que está destinado a morir. "

Nuestro Ser, que habita en este cuerpo, no es corrompido por la muerte. Es vida, presencia divina eterna. Es energía, la materia prima de toda la creación. Es la expresión de dios en miles de imágenes ante los ojos capaces de encontrarlo.

Tiempo, ley cósmica y universal de la que nadie escapa ni puede evadir, pero que si puede disfrutar.

" El tiempo es nada si no es convertido en obra"  por ello será importante preguntar:

¿ Que estamos haciendo con nuestro tiempo?, ¿Como lo estamos viviendo?, ¿ Que enfoque le damos , a que lo dedicamos ?, ¿Que contenido le damos?

¡ El tiempo es el tiempo !,  el contenido lo creamos nosotros, con amor y consciencia, o con la ignorancia y la inconsciencia.

Ni la vida, ni el tiempo te dará lo que que tu no pongas.


Amelia Camacho Guerrero. 

8 octubre 2018. 

Mujer,hija, madre, esposa : roles.

Las diferentes formas en que nos relacionamos y realizamos la experiencia humana contienen aspectos que nos ayudan a conocernos y a aprender a vivir, de una y muchas maneras, las interacciones que en nuestro grupo de convivencia, hemos elegido para ser capaces de expresar lo que nuestro espíritu es.

Mantener estos roles de manera sana y objetiva, facilita que cada respuesta sea limpia y acorde a la consciencia que tenemos de lo que representa cada persona en nuestra vida.

Alterar la interacción que ha de darse de manera natural con cada persona, da como resultado una complicada vida interna confusa llena de expectativas que no se pueden cumplir, generando frustración y sufrimiento innecesario.

Cumplir con uno mismo en cada momento  siendo lo que somos en cada encuentro favorece la vida en plenitud, ayuda a que cada relación tenga la atención y el cuidado  la nutrición y desarrollo que hace que la vida interior se viva de manera natural, espiritual y responsable. 

Manifestar en cada rol lo que requiere y no sustituir una cosa con otra, dar nuestra atención como es en cada caso, hará que no pidamos a otros lo que no les corresponde.Como madres tenemos una función, como esposas, como hijas, como todo lo demás será igual, así nos realizamos en cada aspecto de nuestro ser y ayudamos también a los demás para que cada uno cumpla con lo que le corresponde. 

Las relaciones no se contaminan y son sanas. 

La coherencia facilita la vida y la llena de libertad y de amor. 


Amelia Camacho Guerrero. 

2 octubre 2018. 

Equinoccio de otoño.

Apertura de espacios para disfrutar lo sembrado.   Oportunidad de considerar las influencias favorables que trae la luna este fin de semana.  Libra y aries presentes para dar ímpetu y balance en las acciones que cada uno de nosotros se propone.  Todo facilita la revisión de propósitos que se encaminen a tomar responsabilidad de las acciones y a emprender seriamente el camino del crecimiento en consciencia. Deseos de compromiso personal. 

Ciclos que se cierran o abren en los diferentes aspectos de la vida  trabajo, estudios, relaciones personales que se presentan en el gozo y la confianza del amor y en la medida de la responsabilidad y el compromiso del corazón y el alma. 

Cuidar lo que se siembra y las intenciones que se ponen en pensamiento, sentimiento y acción.

Claridad y objetividad mental, convivencia, armonía,magia. 

Otoño, tiempo de desprendimiento y nuevas formas de vida. 


Amelia Camacho Guerrero  

25 Septiembre 2018.





Celebrar la Vida.

Celebrar la vida y la solidaridad que somos capaces de vivir.

Recordar eventos dolorosos y fortalecer los dolores experimentados no nos ayuda a superarlos. Tener en mente las formas en que nos hemos ayudado y las mil respuestas que pudimos ver al estar en condiciones tan difíciles, es lo que podemos conmemorar,  recordar una y otra vez que somos capaces de ayudarnos y ofrecer lo mejor de nosotros mismos cuando circunstancias de nuestra vida, nos piden reconocernos como hermanos para olvidar diferencias y contradicciones y estar unidos por el bien común. Eso es indispensable porque vivimos en un lugar donde estos eventos pueden estar presentes en otras ocasiones.

Que no se nos olvide que esas situaciones son naturales en este país, que son parte de la naturaleza y la condición planetaria en el proceso de evolución de todo lo que nos rodea y que hay que favorecer una actitud que evite la angustia, el miedo, la ansiedad y el temor. 

Ante una desgracia, que todos conocemos y hemos vivido, es vital tener en mente como salimos, como resolvemos, no como nos hundimos. 

Preparar la mente y el corazón para fortalecernos ante lo que el futuro nos depare y no anticipar la repetición de la tragedia anterior. 

Todo lo que hemos vivido de manera personal nos ha permitido continuar en esta experiencia humana con mayor fuerza y con más capacidad para superar los acontecimientos. 

Celebremos la vida y la solidaridad de todos, celebremos la consciencia que ganamos con cada momento y recordemos que unidos formamos una gran fuerza. 

Acompañemos a los que aún sufren y comprendamos a los que nos rodean. 


Amelia Camacho Guerrero. 

19 septiembre 2018.


¿ Y yo, soy responsable de mi mismo?

Se puede creer que somos responsables de nosotros mismos por trabajar y mantenernos, pagar nuestras deudas y compromisos, ser puntuales, cuidar nuestro hogar o hacer negocios, ser amigos atentos y bien preparados, y si, todo eso habla bien del comportamiento que tenemos y de una manera responsable de vivir.

Sin embargo hay otra faceta de la responsabilidad personal que toca otros aspectos de nuestra vida y de la relación con nosotros mismos.  

Todo aquello que se vive en el interior de cada uno, los estados internos, la paz, el disfrute, la armonía, la felicidad, la  abundancia, la alegría, la capacidad de amar, los sentimientos, los pensamientos, la ira, el malestar y demás : son mi responsabilidad y   ¿ así lo asumo? ¿  Comprendo que lo que vivo ahí es de mi incumbencia o culpo a otros por lo que experimento?

Tomar cada una de estas opciones y saber que la forma en que las experimento depende de la comprensión que yo tengo de como percibo, interpreto y significo cada evento equivale a asumir los resultados de ello. Así no busco culpables de nada de lo que vivo y nadie tiene el poder de hacer que mi vida dependa de lo que otros hacen o piensen.

El poder está en mi y en lo que yo elijo experimentar, mi forma de responder dependerá de la consciencia que tenga de mi y de la forma en que asumo la responsabilidad de lo que soy, suelto así la dependencia y la necesidad de que los demás me den lo que solo yo puedo darme. 

Esta respuesta me libera y también libera a los demás. 

Mi vida se vive dentro de mi y mis pensamientos, sentimientos, emociones y acciones son mi responsabilidad. La coherencia entre ellas me da tranquilidad, confianza y seguridad en las decisiones que tomo y evito culpar a los demás por lo que yo decido expresar.

La culpa genera deudas y las deudas se cobran de manera esclavizante. 


Amelia Camacho Guerrero. 

11 septiembre 2018. 

Ser adulto o solo mayor de edad.

Cumplir años y acumular tiempo no necesariamente significa saber y actuar como una persona adulta.    Tenemos muchos casos y seguramente muchos ejemplos de lo que esto es y podremos encontrar estas respuestas en los mas cercanos a nosotros e incluso en nosotros mismos.

Podemos hacer juicios acerca del comportamiento de los demás y desconocer lo que significa la adultez. 

El diccionario define al adulto como la persona desarrollada física, mental, psicológica y emocionalmente. 

En estos rubros hay que tener en cuenta muchos factores que se ven manifestados a lo largo de las etapas de la vida adulta.

Las muchas decisiones que se expresan en estas situaciones conllevan experiencias que invitan a la exploración de las diferentes facultades de los individuos despliegan adquiriendo desarrollo en cada área del comportamiento humano.

 Las diferencias en la formación y crecimiento, los estudios, la vida en familia, el nivel económico y social ofrecen estímulos distintos y niveles de responsabilidad que varían según la edad. 

Todo lo vivido va dando oportunidades a cada individuo de acumular conocimientos y responsabilidades para dar respuestas y tomar decisiones. 

Lo más importante es que el desarrollo psicológico que se adquiere brinde la confianza y la tranquilidad, para que la persona viva en armonía interna sin la confusión mental que desajusta la vida emocionalmente, creando estados psicológicos que impiden el disfrute de cada paso en el camino del crecimiento. 

Fomentar el apego, la sobreproteccion, el exceso de control, la exigencia del cumplimiento de expectativas ajenas, limitan el crecimiento propio, convirtiendo a las personas en seres dependientes e incapaces de tomar las riendas de su vida. 

ASUMIR la responsabilidad personal es un gran paso en la evolución de todos los seres humanos, tanto de los padres como de los hijos.  De padres responsables, hijos responsables. 

Habrá que revisar la propia respuesta para verificar con verdad si es cierto que somos responsables. Asumir lo propio y dejar vivir a los demás lo que cada uno decide, respetando y aceptando la capacidad que tiene para vivir lo que ha elegido, es un regalo de consciencia. 

Los mayores hemos de crecer en la responsabilidad para que los que nos siguen aprendan del ejemplo que les ofrecemos. 

Vivir y dejar vivir. 


Amelia Camacho Guerrero  

11 septiembre 2018. 


Tiempo para integrar lo que se ha aprendido.

Hoy podemos ver la aplicación del conocimiento que hemos aplicado en nuestro diario vivir. 

Innumerables momentos en la vida cotidiana nos permiten ver y comprobar la experiencia que hoy tenemos por la atención que nos damos y disfrutamos.

La coherencia se practica cotidianamente y será el reflejo de lo que hemos hecho nuestro por la comprensión del conocimiento.  

Nuestro lenguaje y todas nuestras actitudes lo manifestarán en el enfoque de pensamiento, sentimiento y acción alineados en la misma dirección. 

Aunque podamos creer que la coherencia es fácil de aplicar no debemos hacernos ilusiones porque requiere de mucha atención interna para observar lo que conlleva.

Esta práctica ayuda a la toma de decisiones correctas, para nosotros, permitiendo que eliminemos los conflictos que genera la discrepancia entre lo que se piensa y lo que se hace.

La problemática interna tiene una raíz en la falta de coherencia derivada de la ignorancia creando preocupaciones y sufrimiento por la guerra mental, la contradicción de ideas, la falta de orden, la incapacidad para aquietar  a la  loca de la casa.

El ego se siente bien alimentado cuando la mente está en caos, todos los" yoes " están activos y aportan material para la confusión gastando mucha energía.

La forma en que hemos vivido podría convencernos de que la vida es así, a fin de cuentas, todo el mundo se preocupa y los demás tambien responden de esta manera. Pensar tan inconscientemente nos mantiene dormidos y continuamos en ese estado de sueño. 

Si practicamos la coherencia tendremos que vernos, que estar al cuidado de nosotros y nuestras acciones, de los sentimientos y emociones para atenderlas y así dedicar tiempo y amor a nosotros mismos . 


Amelia Camacho Guerrero. 

3 septiembre 2018. 

Caída de las ilusiones.

En este momento todo nos ayuda para ver y reconocer las ideas que hemos construido creando ilusorias ideas acerca de nosotros y de actitudes propias que hoy vemos desmoronarse ante nuestros ojos. 

Darnos cuenta de esto puede ser doloroso porque enfrentamos la mentira en nuestra vida y asumimos la verdad de lo que es. 

Soltarlas es un reconocimiento de la responsabilidad que hoy tenemos en lo que vivimos .

Desilusionarte es sanar la mente y la vida, este paso es doloroso ya que es un despertar del sueño de la consciencia para aceptar la realidad tal como es.

 Lo doloroso es darse cuenta de que el sufrimiento también es producto de la ilusoria idea en la que hemos vivido.

 Todo ha existido solo en la mente.

 Los anhelos son propósitos de la vida para lograr algo bajo condiciones reales que nos impulsan para hacer lo que hacemos.

 Las ilusiones nos duermen y nos alejan de la realidad.

La ilusión inventa una realidad, la consciencia te permite ver y vivir lo que es como es. 

Este momento es para dejar atrás las ilusiones y las imaginarias formas en que hemos vivido las relaciones con nosotros y con los demás . 

La verdadera identidad es superior a cualquier creación imaginaria la que , por bella que parezca, es falsa. 

Esto nos enseña que nadie nos desilusiona, nos desilusionamos de nuestras propias ideas y de las expectativas que creamos para satisfacer a nuestros egos. 


Amelia Camacho Guerrero. 

28 agosto 2018.