Normalidad.


Normalidad : cualidad que se ajusta a ciertas normas,reglas o características habituales.

Normas, reglas, que rigen el medio en que vivimos.

La normalidad es diferente en cada caso pero la sociedad dicta lo que regula el comportamiento en cada lugar.

Lo normal de manera personal varía de acuerdo a creencias, costumbres, y formas de pensar.  En este tiempo la normalidad tiene que ver con la consciencia, el nivel de aceptación del cambio que representa la completa transformación de la realidad en sus diferentes aspectos.

La realidad es cambiante y sus reglas también. Si nosotros no avanzamos con los cambios que se nos presentan vivimos en una constante lucha contra lo que no se va a amoldar a nuestra particular forma de ver la vida.

En cada etapa de nuestra vida hemos estado experimentando realidades diferentes. Como hijos, como estudiantes, como parejas, como trabajadores, etc., Y en todos esos momentos ha habido realidades con normas distintas, reglas que dictan conductas y comportamientos adecuados para cada situación. En el exterior también vivimos cambios.

El tema no nos es desconocido.  Ésta vez es avasallador. Es muy amplio el cambio. Cambio el mundo entero.  Pero todo empezó desde nosotros. Desde nuestro centro hasta el exterior, vemos en todas partes transformación y modificaciones. Éste es un momento trascendente.

Es una oportunidad de crear una realidad consciente desde el interior, una visión muy diferente a lo ya vivido, un momento que nos ofrece capacidad de elección, unión y cooperación, ayuda y amor de todos y para todos.

No es claro para muchos lo que éste profundo cambio trae y menos aún el propósito que le acompaña. La verdad se irá descubriendo y el que tenga ojos para darse cuenta lo verá.

La evolución de la humanidad entera no espera. Ésta sucede sin permiso ni autorización. 

Estamos experimentando una época llena de eventos que nunca imaginamos. Los tiempos que vienen serán el resultado de esa transformación.

Nuestra consciencia ha de estar abierta para vivir en aceptación y crecimiento, en observación constante de nuestro propio despertar.


Amelia Camacho Guerrero.

29 mayo 2020.




La Nueva realidad.

La nueva forma de vida, la nueva manera de hacerlo todo, la nueva manera de responder a las impresiones y eventos cotidianos.... empezó desde que inició la cuarentena.

Para muchos la incertidumbre de estos momentos les conduce a la pregunta constante sobre el futuro y a querer conocer como será la: " nueva realidad " y esa, ¡ ya está aquí !. La hemos estado experimentando todo este tiempo.

Estamos aprendiendo maneras distintas de comportamiento, de relación, de todo lo que diariamente hacemos. Las actividades, el trabajo, la escuela, la comida, el descanso, todo, absolutamente todo es ya diferente.

Sin embargo lo que más está siendo transformado está en nuestro interior, nuestra manera de pensar, de ver el mundo.

Nada es, ni volverá a ser, de la misma manera, de la forma en que lo habíamos estado viviendo. Será inútil esperar que todo tome el mismo cauce.

Ahí es en donde hemos de centrar nuestra atención. Las cosas han cambiado y nosotros también. El escenario ante el que estamos es desconcertante y atemoriza a todos, el miedo se ha vuelto un ingrediente de todos los días. Es necesario superar lo que impide que el cambio sea un proceso de transformación natural que favorezca el desarrollo psicológico.

Después de todo esto, la pregunta obligada es, ¿ Que es lo normal ?


Amelia Camacho Guerrero.

28 mayo 2020.

PERDÓN : un acto de consciencia.

Recordando que perdonar significa tomar consciencia de la realidad que experimentamos con la percepción que teníamos de lo vivido en el interior y en el momento de lo sucedido, podremos aplicar lo comprendido.

Solo la consciencia que se expande ante una comprensión respaldada por el conocimiento de uno mismo puede realizar este acto sublime que libera y conduce a la paz interior.

Es mucho lo que hay que reflexionar para vernos con claridad. ¿ Que perdonar y a quien ?

La lista puede ser enorme, y así de enorme es el bienestar que lograremos.

Empecemos por los más cercanos. Padres, hermanos, abuelos, tios y familia en general.

Todos aquellos que nos han acompañado a lo largo del camino. Los que recordamos y los que no.

Para hacerlo te sugiero llevar a tu mente el recuerdo de ellos, imaginarlos frente a ti como si ahí estuvieran. No importa si no tienes una clara visión de todos, basta con tu pensamiento.

Lo más importante es la clara intención de manifestar tu deseo de liberarte y liberarlos.

Los perdono por todo lo que yo imaginé que me hacían, por los daños y ofensas que les adjudique, por sus críticas, por todo lo que me negaron, por las expectativas no cumplidas, por todo lo que me alejo de la comprensión que merecían. 

Perdón por no reconocerlos como lo que son.

Más que nada Perdón para mí:

Por olvidarme de mí. Por creer que todos tenían que hacerme feliz. Porque puse en sus manos mi bienestar. Porque me descuide y descuide mi cuerpo y mi mente, mis emociones. Por crear historias que me lastimaron y me  hicieron sufrir. Por el desamor, por no apreciar y agradecer todo lo que hacían por mí. Por no darme cuenta de la cantidad de manos que participan en la vida que vivo. Por no darme cuenta del privilegio de tenerlos en mi vida. Por no reconocer el amor que me ofrecieron. Por el egoísmo, la envidia, el rechazo, la mentira, la negación en que he vivido. Me perdono por no darme el amor que tanto busque en otras personas. Me perdono por hacerlos responsables de mi vida y experiencia.

Es mucho lo que tenemos que reconocer para liberar las culpas y las deudas que creemos tener.

Cada persona tendrá percepciones variadas y diferentes y mientras más profundicemos mejor será el resultado.

Esto no es más que una idea que, en estos tiempos podemos llevar a cabo y que nos puede dar oportunidad de reconciliación con nosotros y con los que convivimos.

Después de hacer este ejercicio honesta y conscientemente, nunca verás a los demás de la misma manera y mejor aún, no te verás a tí mismo con los mismos ojos.

Realmente no hay nada que perdonar, solo hay que aceptar la responsabilidad de lo vivido en inconsciencia por la gran ignorancia en la que hemos estado.

Sanarse es esto. Purificar el pensamiento, las emociones, las relaciones, para poder vivir de otra manera.

Todo ha cambiado y nosotros podemos cambiar también, no por los eventos externos sino porque la consciencia hoy nos ayuda a percibir la realidad con una visión de acuerdo al nivel de frecuencia en la que vibramos.

Este es un acto de amor que merecemos. Nadie lo va a hacer por nosotros. Es nuestra verdad y solo nosotros la conocemos.


Amelia Camacho Guerrero.

24 mayo 2020.

Autoayuda al alcance de la mano.

Es inmensa la cantidad de consejos, meditaciones, música, documentales, conferencias, remedios, rituales y mucho más que aparecen en las redes sociales y que, por supuesto, tienen el propósito de favorecer a las personas para superar los actuales momentos.

Nada de esto está de más. Todo pide atención y ésta será siempre la manera de recordar aprender algo que, en el interior, nos llama y resuena fuertemente tocando un saber que ya tenemos.

Es importante discriminar entre lo que todo el mundo acepta y lo que, desde que nos atrae, sabemos que no es para nosotros.

En este tiempo es indispensable poner la intuición y la inteligencia por delante. No todo lo que aparece en la red es cierto y es válido para todos.

Así como hay comida chatarra, también hay información chatarra y como la comida, así también alimenta a las masas incapaces de seleccionar.

Poner cuidado en lo que nos alimenta, en el tipo y calidad de lo que aceptamos hará que cada vez la consciencia esté más alerta y nos permita hacer buen uso de lo que leemos y oímos.

Confíar en nuestro poder interior. Sentir con el corazón y su poderosa inteligencia lo que nuestra consciencia con su gran sabiduría elige, escuchar  la voz interior y obedecerla.

Cada uno tiene un camino y una manera de procesar la información que recibe, no todo es para todos.

Es el mejor momento para la determinación y toma de decisiones personales.

Si ya has dado tiempo para el aprendizaje y recuerdo de lo que eres, tienes muchos instrumentos para usar ahora, aplicar lo comprendido y manifestar el resultado de todo el trabajo realizado, manifestarse para compartir y ayudar a los demás, sentir y vivir el beneficio de la presencia y el estado de paz.

Por supuesto que todo lo que vemos exige concentración y voluntad. No está siendo fácil para nadie. Pero somos afortunados por contar con conocimiento y consciencia para lograrlo.

La información es aceptada por la mente que la comprende. La mente con consciencia elige, comprende, discierne, crea, construye, crece y evoluciona.


Amelia Camacho Guerrero.

21 mayo 2020.

Relación con la sombra.

Vernos a través de lo que nos cuesta trabajo reconocer de nosotros mismos es todo un reto.  Aprender a aceptar lo que hay en el interior y atenderlo desde el corazón con amor y profundo agradecimiento no ha sido sencillo.

Tomar en cuenta que conocernos es perdonar y perdonarnos. A veces no nos percatamos del daño que nos hemos autoinfringido, que de manera inconsciente lastimamos y nos hemos sentido dañados por la gran inconsciencia en que vivimos.

Perdón es un acto sublime de consciencia.

Solo la consciencia desarrollada puede ver con otros ojos y sentir la presencia misma del ser que sin juicio alguno comprende la realidad y trasciende el sufrimiento, el dolor, la angustia, la tristeza, las pérdidas, el abandono y todo lo que lastima en lo más profundo del ser.

Tratarnos con ternura infinita con mucho amor y deseo de soltar lo que impide que sanemos cuerpo, mente y emociones.

Ahora tenemos tiempo para observar y sentir lo que hay en nosotros, para darnos con generosidad y salir de la ignorancia de lo que somos.

Aprovechando esta oportunidad para hacer lo que no hemos hecho, veremos el mundo de diferente manera y viviremos el privilegio de la vida en su mejor forma.

Salir de la dualidad y entrar en la neutralidad para desde la presencia, en nuestro centro y sin juicios ni tendencia alguna mantener la objetividad que favorezca la estabilidad emocional dándonos balance y armonía para responder a las impresiones que recibimos del mundo exterior.

Todos podemos darnos cuenta de esto, todos podemos salir adelante de esta circunstancia, todos tenemos el poder para lograrlo.

Atrevernos a amar todo de nosotros y así amar también a los demás.


Amelia Camacho Guerrero.

19 mayo 2020.

¡¡¡ Al maestro con cariño !!!

Por supuesto que en la memoria de todos hay un especial recuerdo para un maestro o maestra. La cercanía con un personaje tan importante en las vidas de todos ocupa un lugar en el corazón.

Los días en que el vínculo escolar abre las posibilidades de encuentros con emociones e impresiones de muchos niveles son el contacto con esas personas que nos acompañan amorosamente en momentos de desapego de la familia, de mamá principalmente para incursionar en el conocimiento de nuevas relaciones.

Posteriormente esos contactos cambian pero siempre ocupan lugares especiales.

Un buen maestro es recordado por muchas y diversas razones, algunos por su exigencia , otros por su apoyo, por su cariño, por su encanto, por su conocimiento, por su dedicación.

Muchos pasan desapercibidos, ni siquiera recordamos sus nombres.

Pero que hay de aquellos que siempre permanecen en el corazón, esos que recordamos con profundo amor.

Para ellos un homenaje, porque aquello que nos dieron ha sido tan importante que ha dejado una huella indeleble, una huella de la vocación y la entrega por su tarea. Esos son los verdaderos maestros, no profesores solamente,  son  los que transformaron nuestra vida, los que cambiaron nuestra existencia de alguna manera.

Estos no están únicamente en los espacios académicos, están en todas partes, no figuran como maestros y sin embargo,lo son.

Reconocimiento para ellos, felicidades para ellos, amor y bendiciones por su hermosa labor.


Amelia Camacho Guerrero.

14 mayo 2020.

Salir de casa,...renacer??????

Renacimiento es una palabra que adquiere un significado muy especial.

¿ Que es renacer ?

¿ Porque hoy un renacimiento ?

¿ Renacer como ?

El maestro Jesús habló de este tema y explicó que el hombre tendrá que nacer dos veces para alcanzar el cielo. 

Esto quiere decir que la primera vez que nace tiene un nacimiento biológico y después tendrá un nacimiento en consciencia. Este le hará despertar de la ignorancia y del ilusorio sueño en el que vive.

Este cambio es justamente eso. Despertar de toda la falsedad que la ausencia de consciencia provoca olvidarse de uno mismo.

Volver hacia nosotros mismos, recordar lo que somos y despertar la consciencia mas elevada en uno mismo : es renacimiento.


Amelia Camacho Guerrero.

12 mayo 2020.

¿ Es ahora vivir en otro mundo?


Otro mundo, otra vida, otras actitudes, otra manera de hacerlo todo. Las impresiones que recibimos han hecho una transformación completa en todos los sentidos.

Cualquier cosa que necesites repetir ya no será útil. Todo pide un cambio. Cada situación será especial y diferente. Cada persona tendrá percepciones variadas de como responder porque las formas habituales han desaparecido.

La humanidad entera está enfrentando un momento de confusión y desencanto que crea incertidumbre e inquietud, inestabilidad emocional que resulta difícil afrontar.

Las familias, después de este tiempo de confinamiento, también viven emociones que ahora podrán ser vistas y atendidas con atención y consciencia.

La valoración de los aspectos más importantes en la vida, obligarán a todos a modificar conductas y a cuidar lo esencial.

La responsabilidad de cuidarnos está en nosotros mismos, en nuestras manos y es un reto para todos el desarrollo psicológico y emocional que nos conducirá a vivir esta experiencia humana de la mejor manera.

Debemos estar juntos y preparados para apoyarnos y cuidar los unos de los otros.


Amelia Camacho Guerrero.

12 mayo 2020.

La nueva forma de vida.


Estamos aprendiendo a ver la vida de formas no acostumbradas, todo es diferente y está generando actitudes y respuestas que no sabíamos.

Nos enfrentamos a una vulnerabilidad que pensamos que no teníamos y ésta realidad nos enfrenta a posibilidades desconocidas.

El aprendizaje puede resultar muy difícil y doloroso porque cambió totalmente la percepción de todo. Esto incluye la percepción que teníamos de nosotros mismos y la necesidad que hay de mantenernos en lo sabido, lo que creímos que podríamos controlar, lo que pensamos que era permanente.

Nada es igual y todo sigue cambiando.

Esto ha sucedido antes en la propia vida, lo hemos hecho cada vez que nos hemos expuesto a decisiones que que hemos tomado para ir en caminos por descubrir.

Este cambio ha sido para toda la humanidad,  para todos !  Simultáneamente vemos respuestas y es un momento de reflexión profunda en cuanto a 

absolutamente todo.

El trabajo, para algunos, se puede llevar a cabo en casa, pero para otros el cambio ha resultado tortuoso.

La consciencia no se ha desarrollado igual en todos. Por ello la respuesta es muy distinta.  Si hemos transitado por los cambios que la vida nos ha ofrecido, con una amplia aceptación de lo que es, este momento no está resultando muy complicado, más ésto no es para todos.

Está realidad está exigiendo una respuesta consciente producto de haber comprendido que hay necesidad de que el desarrollo psicológico favorezca la manifestación del nivel de consciencia y comprensión que nos ofrece una más amplia visión de la realidad.

Muchas personas están pasando por este proceso con ayuda de los que les acompañan pero otras se están enfrentando a si mismas sin elementos que les hagan más fácil el cambio.

Empatia, comprensión, apoyo, amor, sabiduría, conocimiento, consciencia son expresiones indispensables para ayudarnos a salir adelante de este tiempo.


Amelia Camacho Guerrero.

12 mayo 2020.

No podemos ser más espirituales de lo que ya somos.

Hemos adquirido una visión equivocada de lo que realmente somos. Aprendimos a crear una identidad necesaria para vivir en este mundo. Todo lo que experimentamos fue construyendo una forma de responder a cada impresión y cada momento.

Así creamos la personalidad que nos permite desenvolvernos en el ámbito en que vivimos. Aceptamos los condicionamientos y exigencias que el mundo impone sin darnos cuenta de que todo pide algo cambio. Vivimos satisfaciendo las demandas externas para poder incluirnos en un mundo que satisface menos cada vez.  

El afuera es el escenario y foco de atención de todo, la aprobación depende de los demás, nada es suficiente y la tensión por lograr algo es excesiva.

Ahora corresponde a las personas volver al interior. Buscar la verdadera identidad, saber lo que realmente somos. Es tiempo en el que los paradigmas se derrumban y los cambios de creencias estan a la orden del día. Al estar únicamente en casa se puede ver la inutilidad de tantas cosas, pertenencias que no se usan, acciones y distracciones que no pueden llevarse a cabo, relaciones que carecen de sentido, preocupaciones innecesarias y es entonces cuando lo esencial toma importancia.

Ser lo que somos, vernos, conocernos, relacionarnos con nosotros mismos es en este momento inevitable. Es la oportunidad magnífica para buscar la verdadera identidad y saber que somos mucho mas que lo que imaginamos.

Estamos destinados a expresar el espíritu que somos, con todas sus virtudes y características, es nuestra naturaleza.

Como humanos vivimos en un cuerpo, pero no somos el cuerpo, gracias a el la experiencia humana es posible y es maravilloso tener un vehículo tan increíble pero nuestra identidad real es otra.

Somos espíritus viviendo esta experiencia humana y no lo contrario.

El objetivo es manifestar lo que somos en este mundo y es ahora cuando se necesita recordar esto.


Amelia Camacho Guerrero.

8 mayo 2020.