Los estados del ser.

La forma en que vivimos hace que tengamos una idea de como somos y la manera en que nos vemos procede de la identidad que hemos creado con lo que el mundo mecánico nos ha ofrecido. 

Al no saber quienes somos, recogemos opiniones y percepciones que nos definan siempre de las personas y del mundo que nos rodea.  De esa manera esa personalidad falsa es la identidad con la que nos manifestamos en el mundo.

Por supuesto que no nos damos cuenta de ello, porque como no sabemos quienes somos, dependemos de esa credencial formada de condicionamientos y reglas creadas por el mundo externo. 

Esta dependencia sostenida y nutrida por el ego forma una coraza protectora que impide que el ser pueda manifestarse. 

Por esta razón se desconocen los estados del ser.  Los estados del ego son perfectamente reconocidos, porque todos nos identificamos con ellos. 

Cuando se le pregunta a la gente como es, responde describiendo características aprendidas que no son su naturaleza,  sino que son las estrategias usadas para responder a las experiencias que ha vivido y que forman su ego. Todo aquello que esconde la verdadera identidad de su ser y que desconoce que posee.

La utilidad de ese conocimiento es grande y sirve para darse cuenta en alguna etapa de la vida, de la necesidad de encontrar lo que realmente se es. Nada es inútil, todo es experiencia. 

Despertar a la consciencia hace que podamos vivir con una identidad real, es salir de la ilusión y del sueño que nos mantiene en la ignorancia y el engaño, de la simulación y el abandono de nosotros mismos. 

Donde hay una consciencia despierta todo es real y verdadero. 

Se deja ver el espíritu manifestando atención, armonía, alegría, felicidad, disfrute, respeto , cortesía, firmeza, determinación, agradecimiento, libertad, presencia, bondad, honestidad, entrega, comprensión, compasión, amor, prosperidad, abundancia, dicha, gozo, belleza y muchas más cosas que no son las que responden solo a buenas maneras o a un entrenamiento inconsciente.

 Esto es todo aquello que es fruto de la consciencia del ser, de lo que brota del interior porque es la expresión del alma y del espíritu que somos. 

La expresión de dios en cada uno a través de todo lo que hacemos. 



Amelia Camacho Guerrero. 

18 agosto 2018. 

Crecer como persona.

Esta idea nos lleva a la pregunta,

 ¿ que es una persona?,

 ¿ que la define?, 

¿ porque se dice que hay que crecer como persona?,

 ¿ como se hace eso?

Persona es un ser que tiene subjetividad, que tiene consciencia de sí mismo y de sus experiencias. Un sujeto que tiene capacidad de percibir y procesar sentimientos y sensaciones. Que tiene un yo. Que tiene consciencia.

Por esta definición podemos responder a las preguntas mencionadas. 

  ¿ Pero como se crece como persona?

El desarrollo de la consciencia hace que el nivel de ser tome lugar y preponderancia en todas nuestras acciones de tal manera que, cada una de las expresiones de nuestro ser, se manifiestan en concordancia con la consciencia que tenemos de nosotros mismos. 

La responsabilidad que tenemos de lo que somos es el reflejo de lo que hemos comprendido y las causas y efectos que cada una tiene en nosotros. Se disminuye la necesidad de buscar en otros el resultado de lo que vivimos y nuestro ser se proyecta en cada acto de nuestra vida. 

Los estados de ese ser son lo que ofrecemos a los demás y por supuesto que los primeros en disfrutarlo somos nosotros porque somos la fuente de creación de todo ello. 

Ese nivel de consciencia es la más poderosa expresión del amor que todos queremos vivir y se abre para todos aquellos que saben que solo dentro de nosotros lo podemos encontrar. 

La gran capacidad de amar se despliega y llena de placer al saber y sentir el poder del amor dentro de sí mismo. 

 Amar por el placer de poder hacerlo, sin miedo, sin necesidad, sin temor a perder nada, por saberse dueño de esta poderosa fuerza que ahora se encuentra en el interior de cada uno. 

Esto es una bellísima expresión de la consciencia ganada y es el regalo que nadie nos puede dar, solo nosotros mismos.  Regalo que se comparte a manos llenas con todos los que nos rodean, que no tiene límites y que no espera nada, solo el poder seguirlo dando. 

Amor incondicional.

Amor que no depende más que del nivel de consciencia de quien lo da. 

Amar por encima de todo.

 Amar porque si.

 Amar porque se puede amar.

 Amar porque se es un ser plenamente   realizado.

 Amar porque soy amor. 


Amelia Camacho Guerrero. 

18 agosto 2018. 



¡ Yo soy la fuente. !

Este concepto ha de ser algo que logre la transformación de la manera de pensar que hemos mantenido por tanto tiempo. 

Comprender este significado hace que podamos tener la responsabilidad de nuestra vida y no ponerla en otras manos. 

Saber que todo lo que vivo es mi propia creación y que puedo transformar la forma en la que experimento la realidad implica un cambio de consciencia,  una percepción distinta de la manera en que todo en el interior es manifestado y de esa manera lo expreso al exterior  porque hoy sé y me siento capaz de elegir mi manera de vivir.

Saber que todo en mi interior es lo que proyecta lo que comprendo y asi lo expreso, no hay culpables ni causantes de lo que vivo, yo soy la fuente  yo soy mi propia causa y nada ni nadie es causa para mí. 

Esto es el nivel de consciencia en el que vivo. Esto es el nivel de paz interna que disfruto y es producto del amor que ahora me doy  de la aceptación de mis decisiones no tengo conflicto interno con nada y la violencia en mi interior ya no es tema para mí. Me amo, me acepto, me reconozco porque me conozco y ahora se quien soy.

Ya no busco quien me de lo que necesito, sino que ahora quiero compartir lo que tengo y lo que soy con los que me rodean.


Amelia Camacho Guerrero.

14 agosto 2018. 

Saber callar.

La mecanicidad en las acciones es observable desde varios aspectos. 

Una de ellas es el parloteo y la forma en que entendemos y significamos la comunicación. 

Hablar por hablar no es comunicarnos, en  mas de las ocasiones, la palabra solo llena espacios que el silencio no satisface.

  La necesidad de participar en la conversación  aún y cuando no se solicite opinión alguna, aún y cuando no se conozca a las personas, aún y cuando no se sepa del tema  y más aún cuando se da un consejo no pedido o incluso se emite un juicio severo sobre actitudes o conductas que se desconocen, es manifestación de inconsciencia y de un deseo egoísta de llamar la atención. 

Escuchar y saber hacerlo requiere de una disciplina que proviene del desarrollo de la consciencia de uno mismo. De hacer uso de la palabra de forma consciente conociendo su fuerza y su poder. Es todo un arte. 

La inconsciencia hace creer que siempre hay que decir algo, siempre hay que opinar de todo lo que que se oye y no es así.

Todas las personas buscan ser escuchadas y las más de las veces no sucede . Las amigas muchas veces creen que su participación es indispensable  y en lugar de ello, toman el micrófono y solo aconsejan o juzgan, aprovechando el tiempo para hablar de sus experiencias y de la forma en que ellas han vivido. 

Esto se interpreta como una respuesta amistosa y en realidad es solo una descarga mecánica de emociones e impresiones no digeridas. 

Una comunicación efectiva requiere de presencia y atención, de reconocimiento y aceptación de la persona y sus decisiones, de confianza para expresar lo que sentimos sin temor al juicio ni a la pérdida de afecto. 

La verdadera amistad tiene esas cualidades, por eso es tan importante y hay que valorarla si la ofrecemos o si alguien nos la ofrece. 

Escuchar, sugerir, observar, jamás aconsejar ni dar soluciones personales, orientar, no nutrir dramas ni alentar egos heridos, es un acto de respeto y aceptación, de libertad para que cada uno viva la experiencia que ha elegido y la supere ganando el aprendizaje que necesita.

Es muy importante fijarse bien en quien deposita sus palabras, de hablar de más te puedes arrepentir, de haber callado no. 

". Cuenta tus penas a quien te las haga buenas"  


Amelia Camacho Guerrero. 

4 agosto 2018. 

Entre eclipses.

Las influencias estelares están presentes en en estos momentos. Tendremos un eclipse mañana 27 de julio y otro en los próximos quince días. La energía que se manifiesta por estos eventos es digna de considerar para el trabajo personal e interior.

Fuerza para limpiar y desalojar lo que deja ver solo el ojo de la consciencia que observa con objetividad y aceptación el resultado de la introspección que se sugiere para este momento. 

Los diferentes aspectos que descubre este trabajo debido a este singular suceso son una gran oportunidad para continuar con el proceso evolutivo que han tenido todos los que quieren ampliar su consciencia. Los cambios que pueden verse en la vida personal resultado de la aplicación del conocimiento de uno mismo se convierten en la cosecha de una siembra iniciada hace casi veinte años y que ha progresado hasta este punto.

Todo lo acumulado anteriormente se ha movido y ahora hay herramientas para desalojar lo faltante.

La retrogradacion de los planetas participantes puede traer efectos que hagan que se experimenten emociones oscuras o memorias que parecían resueltas u olvidadas.  No debemos preocuparnos, son ayudas para ver nuestra sombra amorosamente y abrazar cualquier muestra de inconsciencia que aún no ha sido reconocida ni aceptada.

Integrar todo con amor, ser muy pacientes y tolerantes con nosotros mismos , estar muy pendientes de nuestras respuestas para que sean conscientes y no reactivas, estar en "casa" y no descuidar el producto de la cosecha es fundamental en este tiempo.

Ver el espejo que refleja nuestra esencia en los ojos de todos fortaleciendo en nuestro corazón la unidad con todo lo que hay. 

El desarrollo personal nutre el desarrollo de la humanidad porque todos somos uno y lo mismo. Hoy se necesita manifestar la consciencia de unidad real, verdadera, fuerte para apoyarnos los unos a los otros.


Amelia Camacho Guerrero. 

26 julio 2018. 

Viaje interior.

Este no es, para muchos, un viaje muy llamativo. Algunos preferirán salir de su casa e ir a cualquier lado menos al interior de sí mismos.  No es un paseo que todos busquen. 

¿ Y porque no?  Porque se requiere de voluntad propia y de valor, de honestidad y mucho amor por uno mismo, de un gran deseo de cambio personal y de tener el deseo de conocerse.

¿ Por miedo a verse desnudo de ego y de inconsciencia ?

Si, por no poder asumir la responsabilidad de la propia vida y todo lo que esta representa, por no querer salir de la ilusión y el sueño de creer que se sabe lo que no se sabe, de que se es, lo que ni siquiera idea se tiene que se es.

Por los muchos apegos creados que hacen creer que necesitamos a todos y a todo. Porque tendríamos que hacer a un lado todas las mentiras que hemos inventado, porque tendríamos que salir al mundo sintiendo vulnerabilidad y desproteccion, porque, en una sola palabra :   somos muy ignorantes de nosotros mismos.

Este es el viaje más fascinante que podrás hacer en tu vida, no te pierdas la oportunidad de encontrar la mayor riqueza a la que puedas acceder, " encontrarte contigo mismo en amor y en la consciencia mas elevada ". Es el objetivo de la vida, es el propósito de la experiencia humana.


Amelia Camacho Guerrero. 

26 julio 2018. 

Vivir la abundancia.

Así como la felicidad y el amor, la alegría, el bienestar, la escasez y todo lo que podemos disfrutar ,la abundancia también se vive.

Todas las cosas que se pueden experimentar brotan de la forma en que aprendemos a vivirlas.   Al principio de la vida captamos estas enseñanzas de todo lo que nos rodea y asumimos que son de esa manera, no cuestionamos, el mundo entero nos dice como deben ser. Por esa razón actuamos con creencias ajenas y no nos damos cuenta de que tanto daño nos hacen. 

Aprendemos el no merecimiento, todo tiene que ser a base de méritos que otros establecen y así alejamos de nuestra mente la capacidad de sentirnos poseedores de la gran fortuna de crear una realidad que contenga la fuerza de lograr lo que queremos. 

Así también aprendemos a medir la abundancia solo con lo que materialmente podemos tener, lo tangible y también obtenemos con ello una identidad que se se reconoce por lo aparente.   Perdemos el poder de sintonizarnos con la consciencia que tenemos y que hace que seamos capaces de elegir entre la idea, la mentalidad de pobreza y la mentalidad de abundancia.

El poder de la mente y de la palabra transforma la vida.  Si se vive con la mentalidad de víctima,  de pobreza, de rechazo, de incapacidad, de abandono, de desamor : así se experimenta.  Si así se piensa y se siente :  asi se vive.

La vida es coherente con nuestro interior, porque como es afuera es adentro. 

La vida se vive en el interior de cada uno en un escenario y circunstancias únicas para cada persona. Cada persona interpreta y significa cada evento y con ello vive y construye su propia historia. 

La coherencia se convierte en el reflejo de la forma en que se piensa. 

Por mucho tiempo escuchamos las voces de filósofos y maestros que nos transmiten profundas reflexiones al respecto y una se repite : " cambia tu manera de pensar y cambiaras tu manera de vivir ".

Trabajar, producir, desempeñar nuestras tareas con la mejor calidad posible para, con una actitud sana, lograr la atracción hacia los mejores propósitos de nuestra vida.

Sanar la mente equivale a sanar la vida. 


Amelia Camacho Guerrero. 

23 julio 2018. 

La riqueza que perdura.

Contar monedas y pertenencias es más fácil que darse cuenta de la inmensa valía que tiene cada persona en la vida.

Contar la fortuna de que se disfruta diariamente requiere de hacer a un lado aprendizajes y condicionamientos anclados en la mente, de forma que han ocultado la visión de la consciencia para percibir lo que, de manera intangible, llena la vida de todo lo que le da sentido y dirección a nuestras acciones.

Lo que nos mueve a cada momento viene del interior y es tan valioso que no tiene precio.    La consciencia puede darse cuenta del valor de la vida y de su propósito, de lo que somos capaces de hacer.    Parecería algo común y no lo es.   Dar por sentado que nos percatamos de cada función de nuestro cuerpo, de los cinco sentidos, de cada movimiento, de los huesos que sostienen el cuerpo, de la sensibilidad de la piel y de todo lo que representa la oportunidad de tener la experiencia humana es ignorar lo más importante que la divina presencia nos dio para vivir en este mundo.

Descubrir lo mucho que hay en cada uno, conocer las facultades y destrezas que somos capaces de manifestar,expresar lo más sublime que hay en el interior y poderlo dar a otros seres reconociendolos cuando se reconoce al propio ser esencial para la evolución de la especie humana. 

Las circunstancias del escenario personal ofrecen diferentes alternativas para valorar todo lo que nos rodea.  Las personas, las relaciones, los logros, el amor, el servicio, la familia, el poder hacer hasta lo más insignificante y darnos cuenta de ello, conocer las emociones que emanamos y que llenan la existencia de pensamientos y sentimientos humanos reducen la ignorancia y acrecentan la consciencia. 

Gracias a eso comprendemos la luz y la oscuridad y somos capaces de elegir y tomar responsabilidad de la experiencia vivida. 


Amelia Camacho Guerrero. 

23 julio 2018. 

La violencia en la mente es violencia en la vida.

Se puede creer que no hay nada parecido a esto en el interior de cada uno pero basta con revisar el resultado de nuestras más cercanas relaciones y el tipo de comportamiento que cotidianamente tenemos para los que conviven con nosotros.

Las palabras, el tono dela voz, las actitudes, el nivel de comunicación que establecemos, la atención que nos ofrecemos, el contacto físico, la ayuda, lo que significa para cada uno hacer lo que hacemos merece un análisis minucioso porque la inconsciencia impide que aceptemos que manifestamos un alto nivel de violencia escondida. 

Podemos confundir términos y significado  

Gritos con autoridad, golpes con disciplina, imposición con abuso, dominio con cuidado, respeto con obediencia y libertad con irresponsabilidad y así sucesivamente.

Mucho que podemos corregir y encausar para hacer cambios y eliminar primero en nuestra vida lo que no queremos en la vida de todos.   Todo empieza por uno.  La vida personal es un espejo de lo que vivimos afuera.   Como es afuera es adentro. Como es arriba es abajo.  Estas son leyes universales que existen aunque no se conozcan.


Amelia Camacho Guerrero. 

14 julio 2018.

Educar o entrenar.

Educar transmitiendo, exaltando lo eminentemente humano, despertando la consciencia y la reflexión personal para provocar la responsabilidad de los actos y respuestas que damos, es un acto educativo por excelencia. 

Provocar la atención en la conducta y desarrollar el cuidado personal y el amor y aceptación por uno mismo constituye un objetivo primordial. 

Enseñar la no dependencia y el desapego para formar seres humanos seguros de sí mismos, conscientes de sus talentos y capacidades, generosos, serviciales, inteligentes y responsables, creativos y felices, infinitamente agradecidos : son temas ineludibles en este proceso. 

Nadie enseña lo que no ha aprendido. Nadie da lo que no tiene. 

Si educar significa solo hacer que otros repitan acciones y palabras, expresiones y actitudes por disciplina y obediencia de manera mecánica esto es solo un entrenamiento que duerme al potencial interno y a la inteligencia  conduciendo al individuo a un desarrollo inconsciente que va a responder por imposición y no por convicción .


Amelia Camacho Guerrero. 

13 julio 2018.