Mantra para todo tiempo.


Que el amor universal ilumine el corazón de Gaia.

Que el amor universal ilumine el planeta Tierra.

Que el amor universal ilumine los corazones de toda la humanidad.

Que el amor universal ilumine mi camino .


Amelia Camacho Guerrero. 

26 noviembre 2020.


Repetirlo en cualquier momento del día.

Repetirlo cuando la mente produzca pensamientos negativos.

Repetirlo tantas veces como quieras.

Día de Gracias.

Es un día que, por diferentes razones, motiva para expresar agradecimiento por las infinitas cosas que una consciencia percibe.

Es una invitación a la reflexión que internamente se siente y provoca que la palabra, ¡ Gracias ! tenga un sentido profundo en el interior haciendo que vibremos en esa alta frecuencia que el corazón conoce y le hace estremecer con emociones que conectan con la divinidad que habita en todos los seres.

Sentir agradecimiento es algo sublime, que puede expresarse de variadas formas.

Pensar en esto es colocarse en niveles frecuenciales conectados con el amor.

Ha de ser un día en el que se repita  el ejercicio de la manifestación de ver, sentir y comunicar, de modo individual, el agradecimiento amoroso por las infinitas bendiciones que experimentamos.

Dejar que el corazón grite: ¡ gracias ! En todo momento.

La experiencia humana nos coloca ante situaciones, personas, eventos, emociones que necesitan ser valoradas desde la consciencia para así percibir los regalos de todos los días.

La vida que fluye en la entidad biológica que habitamos nos da la posibilidad de conocernos y descubrirnos, es la mayor riqueza, el tesoro más grande que hemos de agradecer con todo el amor que cabe en nuestro interior.

Una vida de agradecimiento es una vida de amor y consciencia.


Amelia Camacho Guerrero.

26 noviembre 2020.

El espejo.

Hay un reflejo cotidiano que podemos usar para ver lo que nos damos todo el tiempo.

Es un ejercicio que consiste en imaginar, siempre que estamos frente a cualquier persona, como si fuera un espejo en el que nos vemos , de tal manera que siempre será nuestra imagen la que se refleja y sabremos que vemos lo que ponemos en ella.

Aprenderemos que es la visión personal y no la otra persona lo que está presente en nuestra percepción.

Seremos más respetuosos y más responsables de lo que veamos y también , tal vez, más tolerantes con nosotros mismos. Evitaremos el juicio y la crítica y practicaremos la aceptación para nosotros y para los demás.

Prueba y verás los resultados que te ayudarán a conocerte más.


Amelia Camacho Guerrero.

19 noviembre 2020.



Aprobación personal.



Éste es un aspecto que ha querido ser satisfecho de variadas formas pero siempre con la atención al exterior. Aprendimos a buscar siempre la atención de los demás, a esperar que se dieran cuenta de que somos valiosos, capaces, inteligentes o cualquier otra cualidad que deseamos fuese reconocida.

Ahora es el tiempo de darnos aprobación personal, reconocimiento amplio por medio del conocimiento que vamos adquiriendo al ver el interior de nosotros mismos.

Aceptación de todo lo que nuestro ser sabe y nos muestra. 

Dejar de mentirnos y escucharnos sin temor y con toda la verdad de la consciencia, que hoy se manifiesta para darnos lo que buscamos en otras voces, ser amorosos, piadosos y misericordiosos con nosotros mismos y rendirnos ante la divina escencia que es nuestro verdadero ser.

La voz del alma habla al oído para reconocernos.

Aceptar la vulnerabilidad a la que nos enfrentamos cuando todas las máscaras se caen, cuando las protecciones creadas nos dejan al descubierto la información de la cual hemos sido inconscientes. Vernos con infinito amor aceptandolo todo. Infinita bondad y coherencia con el corazón para trascender la experiencia humana.

La materia está siendo afectada por la vibración que remodela el físico y nuestra biología lo está manifestando.

Reconocer el cansancio y el agotamiento para terminar con la resistencia y la lucha ante lo que se manifiesta de manera inevitable.


Amelia Camacho Guerrero.

23 noviembre 2020.

Frustración.



Mucho podemos escuchar cerca de nosotros acerca del desencanto y desilusión que acompañan está temporada.

La frustración es una palabra que se repite y a pesar de que la realidad no ofrece nada que ayude a satisfacer resultados diferentes, las personas siguen creando expectativas que no se pueden cumplir.

Mientras la mente siga produciendo inconscientemente ideas basadas en los pensamientos egoicos que no ven la realidad con aceptación, las personas seguirán sufriendo porque las expectativas no se cumplan.

No soltar las ideas de lo vivido, de lo que ya fue y no se repetirá más, el apego a costumbres y tradiciones, conductas que nos ligan a recuerdos y experiencias pasadas, etc. Todo ello hará que vivamos lamentando en todo momento lo que ya no existe.

Vivir en frustración es vivir en el pasado, en lo que hubiera sido y no fue ni será.

Eliminar las ideas que estorban para ser capaces de aceptar el presente como es, de vivir el día a día sin esperar algo diferente, permite crear realidades posibles que se construyen con consciencia y armonía sin desear cambiar lo que no puede cambiar.


Amelia Camacho Guerrero.

23 noviembre 2020.

Desarrollo de las expresiones del ser.

Recordar quién soy me dará la oportunidad de vivir de manera diferente. 

De acceder a experiencias distintas.

De descubrir la inmensa capacidad creativa que poseo y manifestarla conscientemente.

De practicar las características del ser que soy sabiendo que están en mí.

Ser en todo momento la expresión de mi creador en cada acto de mi vida, porque fuí creado a su imagen y semejanza.

Reconocer que he sido lo que no soy y ahora es el momento de ser lo que siempre he sido y siempre seré.

Expresar las cualidades que mas admiro en otros y no he reconocido en mi.

Saberme único, especial , mas no independiente de nadie sino integrado a todos y todo.  Sabiendome uno con la totalidad.

Este saber íntimo ,desde la mas elevada frecuencia vibratoria que es  el amor , que todo lo puede y que es la divina escencia de la creación.


Amelia Camacho Guerrero.

18 noviembre 2020.

Reconocimiento de la identidad verdadera.


Saber cuál es la diferencia entre una identidad inventada y lo que es la identidad real, es un paso enorme en el proceso evolutivo que toda la humanidad está experimentando.

Podremos haber leído y creer que ya sabemos esta diferencia pero la realidad es otra.  Recitar frases, ideas de grandes maestros, pensadores, filósofos, instructores que nos han transmitido experiencias sublimes, despertares que nos animan en nuestro trabajo personal, no quiere decir que ya hemos integrado ese conocimiento.

Reconocernos como los seres que sabemos que somos, conlleva un largo proceso de asimilación y profunda introspección para llegar a la comprensión y aceptación de lo que ansiamos experimentar.

Hemos vivido muy lejos de la grandeza del espíritu que somos. Hemos tenido que limpiar el camino de muchos obstáculos que la densidad de la tercera dimensión en la que vivimos tiene.  Hemos creado una identidad falsa por desconocer la verdadera y ahora esa creación estorba para reconocer y disfrutar las virtudes y cualidades que cuesta trabajo creer que poseemos.

El engaño experimentado impide que nos veamos tan grandes y poderosos. Nos ha sido difícil creer en lo que somos.  Por ello nos quedamos atorados en el solo saberlo.

El tema hoy es asumirlo y vivirlo.

Recordar una otra vez:  Soy un espíritu viviendo una experiencia humana.


Amelia Camacho Guerrero.

18 noviembre 2020.

Confianza en si mismo.


Hoy es indispensable recuperar la confianza y seguridad en uno mismo.

Esto es necesario cuando todo alrededor cambia y no hay el sostén que ilusoriamente creíamos tener.

Nuestra vida requiere de apoyo que solo nosotros podemos darnos.

Confiar en nuestro propio conocimiento, en el sentido común que ofrece el saber interior, en reconocer y recordar lo que somos, es la fuerza que nos puede sostener.

El conocimiento y la información correcta es base y fundamento para tener una buena respuesta ante la realidad que vivimos.

El estudio y el aprendizaje significativo da sólida visión y constante atención a lo que resulta verdaderamente importante para el desarrollo psicológico y espiritual.

El acercamiento a la verdad de nuestro ser nos da fe y certeza para la vida, para la toma de desiciones en cada instante de la vida.


Amelia Camacho Guerrero.

18 noviembre 2020.

La fuerza del sonido de la palabra.

Mucho hemos hablado y compartido en relación a la importancia que tiene el poder de lo que decimos.

Nuestras emociones y pensamientos preceden a nuestras acciones y actitudes.

Todo existe en la forma en que pensamos e interpretamos cada evento y situación que experimentamos, todo lo expresarnos en palabras que darán existencia a lo que percibimos.  Nuestras palabras le dan existencia a lo que nombramos. Nuestra realidad es comunicada con el vocabulario que nuestra consciencia conoce. Nadie describirá algo con palabras que no resuenen en su interior.

Nuestro vocabulario refleja el nivel de consciencia que tenemos, es el instrumento de la creación que hacemos cuando hablamos.

El sonido es vibración y energía que sale de nuestra boca, las variadas formas en que podemos describir cada momento que vivimos ,muestran el nivel de comprensión de lo que vemos.

Como pensamos, hablamos y así también actuamos y vivimos. La vida de cada uno es única y así también es el sonido de la voz, única y especial.

La fuerza de la voz, es la fuerza de la expresión personal, voz que ha sido apagada y negada al bloquear la comunicación sincera y natural que todos tenemos. Muchos son los motivos que nos han llevado a responder de esa forma. Las necesidades de aceptación y de ser reconocidos propiciaron que nos ajustaramos a satisfacerlas dejando del lado la verdadera expresión del ser.

Conocer la fuerza y poder de nuestra  palabra hará que cuidemos la frecuencia vibratoria de nuestra consciencia para así crear una realidad consciente de acuerdo a ella. 

Elevar la frecuencia vibratoria es también elevar nuestro nivel de comunicación con nosotros mismos y con los demás.

Los decretos que expresamos tienen la fuerza de creación que tiene la palabra. 

Seamos conscientes de lo que decimos.


Amelia Camacho Guerrero.

10 noviembre 2020.



¡ MEDITACIÓN del 11 11 2020. !

 

Mañana en nuestra reunión presencial podremos disfrutar de la compañía de todos realizando la meditación conjunta para aprovechar el portal tan importante de esta fecha.

Vengan con el deseo de participar en paz y armonía para manifestar una alta vibración y el amor que somos capaces de compartir con todo.

Hagamos una tarea consciente de relajación desde temprano y cuidemos nuestro mundo interior con pensamientos y acciones procedentes del corazón, sabiendo que esa es nuestra gran tarea en este momento.

La realidad que experimentamos nos invita a ser atentos a lo que nuestro ser sabe y nos dicta, escucha tu voz interior y acude a esta experiencia de encuentro con nuestros hermanos.

Bienvenidos.


Amelia Camacho Guerrero.

10 noviembre 2020.