Día de muertos.


Esta costumbre mexicana nos conduce a recordar y hacer presente la memoria en honor de aquellos que nos han acompañado en la experiencia humana.

Todos ellos merecen nuestro amor y agradecimiento por lo que hemos compartido.

Recordar con infinito amor,con alegría, con emoción por todo lo vivido,con muchas bendiciones por lo que nos ofrecieron, por su ayuda, por su atención y cuidado, por infinidad de cosas intangibles y difícilmente expresadas en palabras y que sin embargo alimentaron nuestra alma y corazón.

Los seres que hoy somos cuentan con todo lo que experimentamos, con todo lo que aprendimos de todos los que participaron en este crecimiento.

Honremos a los que ya no están aquí pero que siguen en nuestra vida y en nuestro corazón.

Amor y luz por siempre para todos.


Amelia Camacho Guerrero.

31 octubre 2019.

¿ Que irradias en tu mundo?

Irradias energía de la consciencia que da vida al mundo. Cada acto de tu vida hace esto. Si todo lo haces estando presente, si eres consciente de cada cosa que realizas, estás irradiando la frecuencia en la que te expresas.

Cada acto por simple que parezca, puede bendecir y elevar a alguien. Como de igual manera, si tus acciones son inconscientes y descuidados pueden lastimar y deprimir.

Si tus palabras son destructivas y tus pensamientos denigrantes o llenos de violencia e insultos, así será lo que irradias al mundo.

Si por el contrario te centras en aquello que quieres ver manifestado en la realidad que quieres en la vida, eso será lo que alimentas y esa frecuencia es fortalecida.

Lo que irradiamos todos nutre la consciencia colectiva, seamos conscientes de lo que creamos.

Todos queremos vivir en armonía y todos podemos participar en la creación de ella.

"  Cada persona que agrega su pensamiento espiritual al pensamiento espiritual mundial lo fortalece.


Amelia Camacho Guerrero.

31 octubre 2019.

El conflicto interno.


¿De dónde viene el conflicto que provoca la violencia que se expresa al exterior ?

¿ Como se guarda tanto resentimiento y malestar ?

¿ Cuanto tiempo ha pasado para que se necesite expresar tanta violencia ?

Acumulación de frustración, de dolor, de abandono, de falta de reconocimiento y aceptación son razones muy profundas y poderosas para crear sufrimiento que mas adelante se traduce en violencia.

Violencia que daña y produce una deficiente relación,con uno mismo primero, traducido en la falta de relaciones armoniosas con los que nos rodeamos.

La comunicación se ve afectada de maneras muy importantes porque no hay una comunicación con uno mismo.

Esto está en el interior de cada ser humano y la ausencia del conocimiento personal hace que se culpe a todo y a todos por la forma en que se vive.

La niñez tiene experiencias muy fuertes para muchos. La forma de percibir, de interpretar y de significar la realidad se basa en la inconsciencia y la ignorancia en que se ha vivido.

Es necesario tener una guía para éste reconocimiento y así poder hacer los cambios que se requieren, con la consciencia de saber que todo ha sido producto de la inconsciencia.

La atención a las necesidades fundamentales de cada uno irá alimentando el interior y cubrirá las deficiencias experimentadas durante el tiempo de ignorancia de uno mismo.

Descubrir que esas necesidades han de ser atendidas por el propio individuo hará que la necesidad de amor no sea satisfecha por los demás y menos aún fomentará la culpabilidad a los demás.

La violencia se disminuye porque la violencia interna se reduce asumiendo la responsabilidad por la vida personal y la manera de vivirla.


Amelia Camacho Guerrero.

29 octubre 2019.

La lucha por la vida.


Nuestra expresión acerca de este tema, frecuentemente mencionado en las conversaciones cotidianas, dice algo importante de como se percibe lo que es un regalo de la existencia.

Por la vida no se lucha ,se cuenta con ella para que durante el tiempo en que la tengamos hagamos lo que queramos.

Las diferentes formas en que esto se percibe y se significa hacen que se pelee por los logros, bienes, beneficios y deseos que representan una batalla permanente.

La vida no es una batalla, una eterna lucha, un sufrimiento, ella no nos convierte en luchadores, guerreros, víctimas, perseguidores o algún otro adjetivo que implique violencia .

El hombre es un conjunto de conceptos mentales y con quién lucha y se violenta es con el mismo. Son sus propias ideas y significaciones el motivo de su malestar.

Persigue la felicidad,la paz interior, el amor, la aceptación y no sabe que siempre lo ha poseído todo, no sabe que todo lo que realmente importa está en el mismo.

Los condicionamientos aprendidos, la ignorancia de si mismo, la inconsciencia le han hecho creer que hay que luchar y pelear por todo.

Esas respuestas le han conducido a perder la oportunidad de disfrutar todo lo que esta maravillosa creación le ofrece para su disfrute. Lucha por todo y nunca se siente suficientemente satisfecho. 

Aprendemos a vivir luchando y nadie nos enseña a disfrutar. Disfrutar del trabajo, del estudio, de la familia, de la casa, del dinero, del amor, de todos los placeres que nuestros sentidos nos ofrecen, del cuerpo increíble que tenemos, de la palabra, de la presencia, de nosotros mismos.

La mente inconsciente crea pensamientos que nos alejan de nuestro ser y de una vida plena en conocimiento de lo que realmente somos.


Amelia Camacho Guerrero.

21 octubre 2019.

La calma en tiempo turbulento.


Los momentos que experimentamos nos colocan en situaciones que exaltan respuestas que, ante la realidad que vivimos , mueven todo tipo de emociones.  Mantener la estabilidad y la calma interior es una tarea de mucha atención personal. Es fácil identificarse con los eventos y hacer causa común con pensamientos ajenos, ira , coraje y todo lo que la consciencia colectiva expresa.

Ser testigos de esa realidad es un acto de presencia y consciencia. Es una respuesta que se requiere para manifestar la espiritualidad en cada uno de nuestros actos. 

Todo invita a la expresión de lo que traemos dentro. No es fácil, desde la mecanicidad , cerrar la boca y observar la inconsciencia y la ignorancia propia y ajena.

Este mundo enseña mucho de lo que la humanidad está creando, en ello participamos todos. Nuestras emociones y respuestas han de ser la oportunidad para crear lo que más deseamos.   

La inteligencia espiritual es fundamental en estos momentos. Ella es el instrumento que nos ayuda a ver la realidad con otros ojos.

Estamos presenciando la magnitud del sueño de la inconsciencia, de la irresponsabilidad, de lo que nos ha traído la falta de consciencia de todos ante nosotros mismos y ante los demás.

Es momento de decisiones personales, que nos conduzcan a un comportamiento diferente.  Tiempo de acciones que nos conduzcan a creaciones de realidades internas que nos permitan vivir mejor.

En el exterior todo se polariza, aumenta lo que menos queremos y quejarnos no está ayudando. Criticar lo hemos hecho todos.

Lo mas fácil ha sido juzgar, exponer nuestras inconformidades y protestar por todo aquello con lo que no estamos de acuerdo, que es mucho.  La realidad nos está mostrando un mundo caótico que no ofrece seguridad ni confianza, alternativas de cambio, ni de mejorar en todo lo que deseamos ver y experimentar.

El panorama del mundo en general es revelador y la capacidad de aceptación de las cosas como son, se hace cada vez más exigente, más necesario.

La emoción aflora y sacude a todos con las impresiones que cotidianamente nos invaden, hace falta recordar que la presencia en cada uno es indispensable para no dejarnos arrastrar por los eventos. Hoy más que nunca la inteligencia emocional ha de manifestarse.

Enterarse de lo que sucede es una cosa y vivir identificado con todo es otra.

Cuidarnos en pensamiento, palabra y acción, cuidar nuestro mundo interno porque de ahí procede todo lo que respondemos en cada momento de la vida.


Amelia Camacho Guerrero.

19 octubre 2019.

Aniversario

Un feliz aniversario.

En un mes de octubre, hace 19 años nació este espacio de comunicación y encuentro para la realización y estudio del ser humano.  Aquí se han reunido muchos seres deseosos de conocerse y de vivir esta experiencia humana con sentido y propósito. Así todos estos años nos han brindado su confianza y compañía nutriendo cada reunión con su presencia y energía.

Hoy nuestro agradecimiento para todos es muy grande y el gusto y la alegría nos llenan el corazón.   Gracias por todo lo que hemos compartido, por la amistad y el cariño, por el tiempo y experiencias que cada uno ha traído a nuestras vidas dándonos la oportunidad de conocernos. Para todos aquellos que nos leen, para todos los que nos recuerdan, para los que aún estando lejos, están cerca con sus mensajes y para todos los que tienen para nosotros un pensamiento y un reconocimiento cariñoso y amable: Gracias!


Amelia Camacho Guerrero.

Ángel M. Buendía Cruz.


15 octubre 2019.



El espejo de las palabras.


Hemos hablado mucho sobre la importancia que tiene la palabra y la razón de ser atentos con su uso.

Pocas veces,tal vez , hemos reflexionado sobre su importancia y la maravilla que es tener la capacidad de usar este instrumento.

Aprendemos un idioma y no siempre nos percatamos de la forma en que lo usamos ni de lo que expresamos con el.

Las palabras que empleamos en muchos momentos son solo la repetición de expresiones oídas en otras bocas sin el conocimiento de su significado.

Ser conscientes de lo que decimos es algo que está fuera del interés colectivo.

Por este motivo,hoy, escuchamos a muchos decir cosas y usar palabras con descuido y desatención. Poco es decir de relaciones afectadas por la calidad de la comunicación y de la ausencia de la manifestación de los valores fundamentales en el comportamiento humano.

Todo lo que hacemos es la forma en que nuestro lenguaje habla de lo que hay en nosotros.

El nivel de consciencia que cada uno desarrolla está en todo lo que nombramos, nuestra palabra le da existencia a ello.

Construimos nuestra realidad en la expresión de todo lo que sale por nuestra boca.

Lo que pensamos, lo que sentimos, lo que hacemos, lo que hablamos es la expresión de nuestro ser.

De la abundancia del corazón habla la boca.


Amelia Camacho Guerrero.

15 octubre 2019.

Los estados de consciencia.

Los estados de consciencia son los diferentes niveles en que respondemos ante las impresiones y eventos que vivimos.

Todos ellos nos ofrecen oportunidades para manifestar las percepciones que damos a cada situación que se nos presenta.

Cada momento es diferente y cada uno responde con lo que tiene. Nada es insignificante y todo cuenta.

Imposible es negar que lo que expresamos es diferente a lo que hacemos. Nuestra expresión es exactamente lo que hay en nosotros.

Mencionaremos tres etapas. Prepersonal, personal y transpersonal.

La primera o básica nos coloca en la del creyente, cuando las creencias religiosas dominan, las costumbres y tradiciones, los condicionamientos, las supersticiones, las, el apego a las iglesias. 

La segunda se corresponde con la del buscador espiritual, es el momento de la duda y la búsqueda de todo tipo de sitios, a respuestas a nuestras interrogantes, se caracteriza por un constante brincar de un grupo a otro.

La tercera se corresponde el fin de la búsqueda ,es la etapa donde ya no se busca afuera lo que está adentro, es la etapa del observador o testigo, donde la meditación juega un papel central. La energía ya no se disipa en búsquedas inútiles use concentra en lo que realmente es importante. 

En esta etapa el pensamiento, la memoria y la razón ya no juegan un papel central. El conocimiento se obtiene por el ojo espiritual.

El despertar está a cargo de la meditación.

Es el camino a la espiritualidad porque ésta está basada en la experiencia directa que cada uno ha de vivir por si mismo. La espiritualidad no tiene creencias, ni dogmas, ni supersticiones, no promueve ninguna iglesia.

Lo humano es una experiencia temporal, la esencia espiritual es eterna.


Bibliografía: 

Meditación Holista.

Autor:  Ramón Gallegos.



Amelia Camacho Guerrero.

8 septiembre 2019


La admiración.

Que la admiración no nos lleve a la idealización.

Admirar es reconocer. Ver con objetividad talentos, habilidades y destrezas de otros.

El amor por los demás tiene un principio que se muestra a través de aquello que nos llama la atención en otro y que despierta un reconocimiento que crece con el trato frecuente.

Se admiran muchas cosas cuando alguien llama nuestra atención. La inteligencia, la apariencia, la forma en que nos comunicamos, la palabra, la forma de relacionarse, el respeto que comparten, la cortesía, los valores que se expresan en todos los encuentros, la atención prestada, el cuidado que se ofrece y muchas cosas más.

Poco a poco esta admiración se transforma en atracción y en amor, alguien con quien nos gusta pasar el tiempo y deseamos conocer más.

Encontramos más similitudes y afinidad en gustos e intereses. Un acercamiento importante que atrae y permite el desarrollo de ambas partes mediante la aceptación de las diferencias, porque aunque haya aspectos parecidos, somos diferentes y ahí está la riqueza de las relaciones.

Toda relación es la relación con uno mismo.

Es a través de conocernos, aceptarnos y amarnos que despierta el amor en nuestro interior.

Cuando logramos el encuentro con nosotros mismos, conociéndonos, aceptandonos, amándonos es cuando podremos amar a los demás.


Amelia Camacho Guerrero.

29 septiembre 2019.

El Respeto como valor indispensable.



La manifestación de este importante valor es expresada en muchas formas y es tema de amplias conversaciones. 

Los conceptos de discuten y todos tenemos un punto de vista para expresar la necesidad de que se observe con profunda atención, una actitud responsable y comprometida para enseñar, promover, transmitir y más que nada vivir el respeto conscientemente.

No se trata de diálogos moralistas, ni de cuestiones de costumbres y tradiciones culturales, esto es una respuesta humana indispensable en el desarrollo de la humanidad consciente.

Preguntarse constantemente de que manera expresamos el respeto en nuestra vida, hacia nosotros mismos, hacia aquellos con los que convivimos, como lo hacemos, que tan fácilmente lo podemos pasar por alto, son acciones que debieran estar presentes para no olvidar que lo que hacemos es mas importante que todo lo que podamos discutir.

Es un valor fundamental en la vida, es una expresión humana producto de la consciencia.

Algo que ha de tomarse en cuenta siempre en el proceso educativo de todos.

La institución familiar es el cimiento de esta manera de vivirlo. Actualmente esta base está deteriorada y la falta de respeto en este ámbito muestra cambios que no facilitan el aprendizaje de manera correcta.

Los padres viven relaciones conflictivas que se transfieren a todos los participantes del grupo. Si hay falta de respeto entre lo que representa la autoridad en casa, se ve como algo natural que falte el respeto en cualquier otra área de relación.

El lenguaje , que es un preciado instrumento de comunicación, es ahora visto con descuido y carente de sentido y valoración de sus significados. Todo esto agrede psicologicamente, emocionalmente a los individuos que cada vez se ven mas afectados y la violencia que generan se manifiesta en la escuela, la casa, la calle y en el contacto con los demás.


Amelia Camacho Guerrero.

23 septiembre 2019.