Más allá de los paradigmas.

Un paradigma limita la exploración de experiencia y de conocimiento que abra la mente y la consciencia de los individuos.

Es un modelo de comportamiento que dirige las respuestas ante los estímulos e impresiones que se captan todo el tiempo.

La respuesta está programada para ajustarse a las ideas que el paradigma marca, no da posibilidad de cambio ya que exige el cumplimiento de quién lo hace verdadero en su interior.

Creencias que han sido transmitidas en otro tiempo, que corresponden a otras épocas y formas de vida.  Ideas que fueron repetidas sin verificación y que siguen vigentes para quien las vivió.

No sabemos que hay, que sucede si no cambiamos esa forma de pensar, no arriesgamos lo conocido, aunque sea mentira, porque no pensamos ni siquiera en ello. No reconocemos los paradigmas y condicionamientos que han regido nuestra conducta. No sabemos los significados que acompañan nuestras acciones y si lo pensamos, nos asusta el cambio, por el acostumbramiento hacia lo conocido y la comodidad que nos da el repetir lo que creemos que debe llevarse a cabo conforme a lo que dicta la sociedad, la familia, la iglesia, la escuela, etc., 

La mente repite y como no hay presencia del órgano regulador de nuestras acciones o sea , la consciencia, no se razona ni se cambia.

Las viejas costumbres y formas habituales de vida , se han anclado tan profundamente que se convierten en verdades que, para muchos ,es preferible permanecer en la ignorancia que intentar hacer un cambio.

Cuando la consciencia despierta y se da cuenta de lo que la ha mantenido dormida nace una fuerza interior que rescata al individuo y logra darse el valor para descubrirse y conocer las infinitas posibilidades que puede experimentar.

Se libera y libera a los demás, deja de ser esclavo de ideas ajenas y se atreve a vivir y no solo existe, ahora puede disfrutar y elegir lo que quiere, se expone a todo aquello que antes se negó. Prueba sus capacidades y talentos ,  dándose cuenta del potencial que había ignorado en sí mismo.


Amelia Camacho Guerrero.

20 agosto 2020

Noticias falsas.


Hemos vivido, a lo largo de nuestra existencia ,llenos de información y datos recibidos de todas las fuentes que nos rodean y todas nos han ofrecido la falsedad en la que nos hemos desenvuelto.  A pesar de ello no nos detuvimos a pensar en la veracidad de todo lo que aprendimos a ver como verdadero.

Si reflexionamos ahora podremos reconocer que fuimos educados con falsedades, con mentiras que seguimos transmitiendo y que, de no rectificar, seguiremos transmitiendo.

Esta es una realidad muy dolorosa que obliga a pensar. Obliga a hacer cambios. Provoca reflexión. 

Aspectos fundamentales de nuestro verdadero ser fueron alterados.
Potenciales humanos, habilidades y talentos ,fueron ignorados.

Capacidades y posibilidades de desarrollo psicológico fueron anulados.
Todo sucedió en la más profunda ignorancia de la humanidad.
Hoy que el proceso de transformación y evolución nos conduce por un camino diferente, nos percatamos de la falsedad que nos envuelve y nos indigna la mentira, el engaño pero antes ni siquiera nos dimos cuenta de su existencia en nuestras vidas.

La consciencia que despierta a una realidad que nos presenta con claridad ésta verdad, sacude nuestra mente y nuestros sentidos, y nos formula preguntas para ayudarnos a discernir.

Ahora descubro que no soy el cuerpo que habito, que tampoco soy su mente, que tengo una identidad inventada con todo lo que me dijo alguien que yo era. Que tampoco encontré en ningún lugar algo que me dijera que tenía que amarme en primer lugar, que el amor está en mí, que soy un espíritu viviendo en éste maravilloso cuerpo, que soy quien ha creado la experiencia que he vivido.  Que son mil y una cosas más que hay que descubrir y que todo eso está en mi interior.

Como verás encontrar la verdad de uno mismo hará que hagamos a un lado las falsedades que ocultan al increíble ser que todos somos.

Sea este el objetivo de la tarea para hacernos responsables de nosotros, para crecer y no culpar absolutamente a nadie y así comprender el porque del momento, de la era en la que estamos, de porque nos preguntamos tantas cosas.  

Muy dentro de nosotros sabemos las respuestas.



Amelia Camacho Guerrero.
18 agosto 2020.

La alegría de ser yo.

La expresión de lo que somos con gusto y la luz que el sol nos da en este tiempo genera actitudes de disfrute que la consciencia manifiesta.

Astrológicamente todo es propicio para crear oro ,para cambiar lo que queramos en nosotros mismos. Luz que facilita la transformación interior. Aprovechar la fuerte energía  que permite el inicio de nuevos propósitos en la vida.

Luna nueva de creaciones personales en el terreno intelectual, material o emocional, pequeños pasos o grandes ideas de cambio que pueden verse manifestadas en nuestra realidad próximamente.

La aceptación de lo que ya ha cambiado y no volverá a ser lo que fué es algo que tener en cuenta de forma muy importante.

Sentirnos contentos de estar en este mundo y de tener un propósito al ocupar un espacio en la tierra.  Todo el trabajo personal se ve favorecido por el ambiente astrológico.

Centrarse en uno mismo para recuperar el poder interior, la capacidad de escuchar la propia voz, estar en contacto con nuestro ser y sentir la seguridad que nos da el amor por nosotros mismos, son aspectos de la meta a lograr. Solo así estaremos en condiciones de compartir lo que tenemos, de darnos en amor a los demás.


Amelia Camacho Guerrero.

15 agosto 2020.

¿ Donde vives?

Puede ser que aún no te das cuenta de esto.

¿ Realmente sabes dónde vives ?

Piensas repetidamente que si estuvieras en otro lado vivirás mejor. Tal vez también se te ha ocurrido que es necesario ir de vacaciones o cambiar de ubicación para cambiar de vida. Otras ideas similares pueden relacionarse con la terminación de una relación conyugal o familiar para tener paz y armonía en felicidad y terminar con problemas y angustias.

Llevar a cabo estás acciones puede no cambiar absolutamente nada porque todo pasa en el interior de cada uno, donde realmente vivimos es dentro de nosotros.

Por ello no podemos escapar de la forma de vida sin ir al interior, todo existe ahí y vive y se alimenta del pensamiento y emoción personal.

Saber que vaya donde vaya mi vida va conmigo, puedo estar en diferentes escenarios, con diferentes personas pero lo que hay en mi me acompaña doquiera que yo esté.

Es ahí donde reside la intimidad, lo que solo cada persona ve y sabe de si mismo. Ahi está la luz y la sombra. Lo conocido y lo que no. Nuestra verdad y nuestra mentira. Todo lo que a veces ni a nosotros nos decimos.

Ahi es donde vivimos.


Amelia Camacho Guerrero.

15 agosto 2020.


Experiencia y realidad.

Pensamiento crea la experiencia y la experiencia crea la realidad. Todo sigue un ordenado proceso y es importante darse cuenta de esto.

Si cuido mis pensamientos estoy cuidando mis experiencias.  Así me daré cuenta de la forma en que estoy creando mi realidad.  También así podré hacerme responsable del mundo interior en el que vivo.  Esto permite experimentar lo que soy capaz de elegir y puedo también transformar todo aquello que no me hace sentirme bien.

Creación, manifestación, realización están ligados a la comprensión de la consciencia que tenemos para darnos cuenta de que todo parte de nosotros y somos capaces de cambiar y cuidar nuestros estados de ánimo y todo lo que se vive en el interior.

Hemos adquirido tantas ideas, tantos paradigmas, tantos condicionamientos, que llegamos a pensar que carecíamos del poder para cambiar y que necesitamos a alguien que lo haga.  Nada más falso. 

Podemos buscar orientación, ayuda, instrucción, conocimiento y todo eso está muy bien, pero nada ni nadie podrá cambiar en cada uno lo que uno mismo no cambie. Es un privilegio personal que ejercemos por libre albedrío. 

Solo nosotros decidimos lo que queremos experimentar, nos demos cuenta o no.

Solo nosotros podemos ir al interior y desde ahí saber lo que nos duele y hace daño.

Por eso solo nosotros podemos reconocer nuestro propio despertar de la ilusión en la que hemos vivido.


Amelia Camacho Guerrero.

15 agosto 2020.

Visualización.

Esta práctica de la consciencia que crea a través del proceso creativo de la imaginación, ha de hacerse de forma consciente procurando que la frecuencia vibratoria que cada uno emite sea el ingrediente que expresa espléndidamente lo que deseamos manifestar en la realidad que deseamos.

Anclar nuestra más elevada frecuencia cuidando los pensamientos, los sentimientos, las emociones, las palabras que empleamos para nombrar aquello que queremos crear, nos permite la sintonía que, por ley de vibración y correspondencia, nos conecta con lo similar.  De la misma manera conectamos con frecuencias de baja vibración.  

La visualización creativa es visualización consciente para obtener resultados acordes al nivel de consciencia que tenemos.

Crear pensamientos positivos de la vida personal favorecen a la totalidad y a la unidad de todos, esa consciencia de unidad diluye la fragmentación y la separación que en nada favorece a la creación de un mundo mejor.

Lo que deseemos para nosotros ha de ser bueno para todos, lo que no queramos para nosotros tampoco lo queremos para los demás.

La nueva realidad la estamos construyendo todos. La nueva forma de vida es nuestra creación. La experiencia que deseamos manifestar está en la mente consciente de cada uno. Recuerda que si cabe en tu mente, ¡ Existe !


Amelia Camacho Guerrero.

11 agosto 2020.

La energía de agosto.

Las influencias planetarias, los cambios energéticos que todo ésto implica afectan todo lo que existe y todo lo que nos rodea.

La tierra, que también está en proceso de transformación y de cambio nos habla en cada evento que vemos. 

El mundo nos está mostrando cambios impresionantes y junto con ello la humanidad tambien está manifestando conductas que sorprenden y que también provocan reacciones que cada uno va a expresar de acuerdo a lo que sea capaz de comprender.

Todo lo que sucede en todas partes tiene un sentido y a veces la consciencia, aún no desarrollada , no puede alcanzar a ver y menos a comprender que el proceso de transformación por el que estamos pasando lo involucra absolutamente todo.

La evolución del planeta, de la especie, de todo lo existente elimina lo conocido y nos expone a incertidumbre y a un caos que parece no tener fin.  Para que todo tome su cauce tiene que pasar por esto y mientras necesitamos observar y atestiguar la realidad que experimentamos. Aceptar que son tiempos de crecimiento y evolución y que no hay nada que hacer para detener nada. Estar en nuestro centro y desde ahí ,con todo el amor y la consciencia mas elevada pensar y crear la realidad que queremos para todos.  Todo es favorable para el cambio en el que todos podemos participar, necesitamos ser conscientes de ello.

Nos guste o no, este proceso es como es.

Vivamoslo de la mejor manera y eso es,lo más conscientemente que podamos. Esto quiere decir con la mayor aceptación ante lo que no está en nuestras manos cambiar, y cambiando lo que sí podemos cambiar que somos nosotros mismos.


Amelia Camacho Guerrero.

10 agosto 2020.

Mantener la objetividad en la vida.

Se dice fácil y para esto es necesario superar la influencia que tiene la actividad mental cotidianamente viéndose sometida a la cantidad de impresiones que recibimos. Ser coherentes manteniendo la atención en lo que decidimos tomar en cuenta, requiere de un enfoque constante y consciente que ayude a cuidar nuestro mundo interior.

Son infinitas las formas en que todo lo que vemos nos distraen de nosotros mismos.

Estar en casa, realizar las tareas del trabajo, las ocupaciones familiares, la atención y cuidado de la familia tienen hoy un peso diferente. A pesar de tener tiempo disponible sin presiones de horarios o con horarios tan flexibles, muchas veces no queda tiempo suficiente para dedicar atención a los espacios que requiere la meditación o el trabajo personal.

Reorganizarnos en todos sentidos es también hoy una parte de la gran tarea para no dejar del lado el cuidado que requerimos. 

Algunas personas tienen la posibilidad , maravillosa, de disponer de su tiempo ampliamente y aún así los distractores son poderosos ganando la atención y el tiempo para dedicarle trabajo al desarrollo de la consciencia.

Nada es más necesario en estos momentos que cuidar nuestro mundo interior, cuidar nuestras percepciones, emociones, respuestas, reacciones y hacernos responsables de ellas. Crecer en independencia y escuchar la voz interior, todo aquello que demanda nuestro ser y que es ignorado.

Es oportunidad de abrazarnos y amar lo que se revela en el diario acontecer de la intimidad y que solo nosotros podemos reconocer y aceptar. La presencia de las personas que nos rodean nos ofrecen fricciones que no hemos de desperdiciar para ayudarnos a vernos y a avanzar en el conocimiento que buscamos de nosotros mismos.

Nada está de más y nada sobra, todo representa la justa medida de lo que requerimos en cada momento para aprender algo.


Amelia Camacho Guerrero.

10 agosto 2020.

Discriminación.

Indudablemente el momento presente en que vivimos nos brinda magníficas oportunidades para elegir la experiencia que deseamos manifestar.

Por supuesto que esto requiere de la comprensión del conocimiento adquirido y mas aún de su aplicación.

Es como volver al rompecabezas que vamos armando cuando la información y vivencias que tenemos a lo largo de nuestra búsqueda van tomando forma y nos ofrecen respuestas que resuenan en el interior y permiten la comprensión de lo que buscamos.

Oímos muchas ideas, encontramos en otras voces las frecuencias y vibración de aquello que sentimos como nuestra verdad y que nos expone a verificar lo que recibimos.

Discriminar ahora y soltar lo que ya no consideramos útil es un paso hacia nosotros mismos, hacia lo que espera ser atendido desde hace mucho tiempo.

La experiencia humana se enfrenta a la necesidad de observar y atestiguar la realidad desde un nivel de consciencia diferente. A ser capaces de elegir desde el interior. A escuchar la propia voz y dar poder al saber interior, ése que ha estado siempre ahí y que por escuchar y considerar a otro mas elevado, ha impedido recuperar el poder cedido a otros.

Es momento de reflexión profunda y de tomar en cuenta que lo aprendido tiene que ser sometido al minucioso escrutinio de la consciencia actual.

Estar en casa, nuestra casa interior, disponiendo de tiempo y oportunidad para lograrlo depende de que reconozcamos el objetivo de todo esto. De que veamos todo desde una dimensión de consciencia superior, de que no nos estanquemos en las formas de pensar que hacen que veamos la realidad con la inconsciencia en la que hemos vivido.

Abrir los ojos de la consciencia, inteligentemente, en plena atención a uno mismo, en la certeza de lo que somos, en la comprensión de la transformación que deseamos manifestar al recordar nuestra esencia y verdadera identidad.


Amelia Camacho Guerrero.

1 agosto 2020.

Día del no tiempo.

Para los mayas este día es un día lleno de bendiciones y de cambios. Día de transformación y de creación. Inicio, principio de algo diferente.

Desprendernos de todo lo imaginario, lo falso, todo aquello creado para no ver la realidad de nosotros mismos.

Muchas imágenes de todos, ideas que nos impiden relacionarnos con las personas tal como son evitando la creación de expectativas que nunca se cumplen.

Hoy es día para despertar del sueño creado por la inconsciencia, por la ignorancia.

Día para tener el valor de vernos y aceptarnos en toda nuestra riqueza y magnificencia. Día para renacer y crear algo nuevo.

Todo lo que sucede en el mundo nos ha conducido ya a hacer las cosas de formas diferentes, la realidad actual de inesperada manera, ha cambiado el interior y el exterior dándonos la oportunidad de soltar las anteriores actitudes y actividades cotidianas para realizar los cambios necesarios.

La sabiduría Maya nos muestra que éste tiempo, del no tiempo, es para dejar ir lo que ya no construye, lo que ya nunca será de la misma manera. Dejar ir, crear todo nuevo con actitud de aceptación y consciencia.

Momentos extraordinarios que nos toca vivir. Tiempos de crecimiento y evolución. Por voluntad o por fuerza responderemos, con lo que cada uno tenga.

Iniciemos el nuevo año fluyendo en una creación consciente de la vida que queremos experimentar.


Amelia Camacho Guerrero.

25 julio 2020.