La vida es, la experiencia es diferente.

Hoy es un tiempo diferente y  la realidad nos muestra aspectos de nuestro interior que no hemos visto y que hace falta observar.

La cuarentena es el tiempo para vernos y conocernos y atender todo lo que aparece en situaciones inimaginables que nunca pasaron por nuestra mente.

Hoy estamos en casa cerca de todos los que nos acompañan todos los días. Nuestras relaciones están puestas a prueba y la observación de las respuestas en el interior ,son lo más importante a ver.

Relaciones que en la distancia han continuado, hoy ante la frecuente cercanía pueden tornarse insoportables. Muchas personas  viven en espacios reducidos que hacen aún más difícil está época.  Todo cambió y ante nuestros ojos se han derrumbado planes,ideas, proyectos, ilusiones, imágenes, todo aquello sostenido por la mente que inconsciente creó realidades falsas.

Nada es igual y tampoco lo será después.

Nosotros tampoco seremos los mismos.

La realidad ha cambiado y nuestras respuestas también tendrán que serlo.

Las formas anteriores ya no funcionan y la mente lucha por sostener lo que ya no es posible.

Muchas emociones no aceptadas surgen y obligan a reconocer estados interiores negados y en ocasiones dolorosos.

Todo es para sanarlo. El verlo y aceptarlo, reconocerlo y no luchar en su contra facilitará este proceso de evolución.


Amelia Camacho Guerrero.

9 abril 2020.

Un cumpleaños inolvidable.

El calendario nos señala fechas importantes para recordar y sin embargo no siempre les ponemos atención.

Celebrar el cumpleaños, el aniversario, y todas las fechas que la mente quiere recordar no siempre es posible.

Hoy estamos frente a un escenario diferente, algo que no vivimos antes y tampoco podíamos imaginar.

Ante estás circunstancias el tiempo tiene una connotación personal muy diferente. Estamos en espacios propios y en ocasiones reducidos. Estamos alejados de los familiares y amigos. No podemos pensar en reuniones, ni en las acostumbradas fiestas, por lo que las celebraciones son ahora personales.

Hoy , este cumpleaños es especial. Cada palabra , cada llamada telefónica, cada felicitación crece ante la distancia y se llena de valor.  

Gracias a todos por su amor y sus expresiones de afecto, gracias por sus buenos deseos y múltiples bendiciones.  Todo provoca que mi corazón se llene de disfrute y de alegría.  De saber que nuestros encuentros han tenido frutos que disfrutaremos juntos por siempre y para siempre.

Saber que al encontrarnos sabemos que nunca estamos solos y al vernos reconocemos al ser que hay en cada uno.

Este tiempo nos une y nos recuerda lo que verdaderamente importa.


Amelia Camacho Guerrero.

7 abril 2020.

El tiempo .

Ahora podemos tener actitudes diferentes en cuanto a las actividades cotidianas y tal vez nos hemos dado cuenta de que, forzados por las circunstancias, nos hemos alejado de la programación diaria.

Hacemos todo fuera de horario y puede ser que también esta respuesta nos haya alejado de prisas y preocupación.

La visión del tiempo es diferente y estamos aprendiendo a hacerlo todo bajo una idea nueva. Tal vez no nos demos cuenta ni siquiera del día en que estamos viviendo.

Esta cuarentena ha hecho que nos desprendamos de costumbres, ideas fijas, creencias de que no se puede salir de las rutinas tan fácilmente. La realidad es que estamos viviendo cambios que pensamos que no haríamos. 

La realidad nos ayuda a ver que se puede cambiar , por voluntad o por fuerza.

Valdria la pena ver conscientemente cuantas cosas han cambiado en este tiempo al estar únicamente, solo en casa.

Aún tenemos tiempo para observar esto con detenimiento. Esta observación nos dice y confirma que nada es para siempre y que todo cambia, aunque creamos que no es así.

Aprender de lo que este tiempo nos enseña, ver a cada instante que aún estando en el mismo espacio, con las mismas personas, aparentemente haciendo las mismas cosas, todo siempre es diferente.

¿ Que pasa cuando tu actitud para cada día no requiere que te arregles igual ? Que de nada te sirve un closet lleno de exclusiva ropa, ni cantidad de accesorios que combinar, el coche o moto, los planes de viaje, nada es útil.

¿ Que pasa en tu interior cuando no hay que salir corriendo a ningún lugar ?

¿ Que pasa en ti cuando cambiaste de actividades porque las personas que habitualmente te ayudan, hoy no están ?

Tu ambiente laboral es hoy en casa. Ya no puedes escapar del contacto con los tuyos, ya no puedes dejar a un lado tareas domésticas ni conversaciones.... Ahora estás ahí ! No puedes escapar de.... ti !!!!

Ahora tendrás que escucharte, verte a cada instante, darte cuenta de ti, estar con tu familia, en un espejo que te refleja día a día.

¿ Que has observado ?  , ¿ De que te diste cuenta ?


Amelia Camacho Guerrero.

3 abril 2020.

Portal 4 4 4.


Portal del amor infinito.

Espacio para recibir la energía del despertar al corazón en amor y compartir.

Tiempo para actuar y manifestar el Ser que sabes que eres.

Conectando con lo más profundo dentro de ti. Desde ahora y por siempre.

El trabajo ya empezó y la sintonía contigo mismo hará que se exprese lo que cada uno tiene para apoyar este proceso de evolución

Amor por encima de todo. Amor para ayudarnos y ayudar a todos. Amor en el interior manifestado al exterior. Amor en pensamiento, sentimiento, emoción y acción. El Ser por encima de todo.


Amelia Camacho Guerrero.

4 4 4.

4 abril 2020.

¡ Ánimo !

La fuerza y la voluntad, el impulso que da esta actitud a todo lo que hacemos es algo vivo, lo que procede del alma. Animar es justamente darle alma a cada acción, a cada idea que realizamos.

Mantener esta respuesta es poner alma, poner esfuerzo y voluntad para que se nutra del mejor alimento que nos podemos ofrecer.

Es imposible darnos ánimo cuando no estamos en una condición de consciencia que permita transmitir lo que no vivimos.

Nadie da lo que no tiene.

Por eso , hoy es aconsejable meditar y disfrutar de la consciencia y cuidar todo lo que emanamos.

Darnos cuenta de todo lo que ofrecemos al universo como alimento.

Cada uno de nosotros emite frecuencias y energía cargadas de lo que experimentamos, cuidemos lo que tenemos en el interior porque eso es lo que compartimos con los que nos rodean.

Ánimo para todos porque podemos dar mucho a todos, con consciencia e infinito amor. A todos nos viene bien.


Amelia Camacho Guerrero.

3 abril 2020.

La fé.

Este tema es sutil y delicado, pues es abordable desde diferentes ángulos. Todos tocan aspectos del desarrollo y de los infinitos condicionamientos recibidos.  

Es una reflexión necesaria para elegir un camino hacia la fuerza interior tan deseada y buscada por todos.

El conocimiento que cada individuo busca le lleva a respuestas que no siempre acercan a lo que el ser interior busca.

Tener fé en alguien, en algo que queremos ver manifestado, en que las cosas sucedan como deseamos puede ser frustrante porque equivale a poner el poder en otras manos.

La fé requiere de convicción, de certeza, de verdad, no es un pensamiento mágico. Se fundamenta en conocimiento, es la inteligencia espiritual y superior del ser humano que sabe que en el habita la fuerza divina del ser que somos.

Hoy es necesario recordar esto. Es importante nutrir esta fuerza alimentado al alma con frecuencias vibratorias procedentes de la consciencia y cuidar palabras, emociones, acciones para mantener un estado interno de armonía.

Vivir en nuestra casa interior, creando en nuestra casa exterior todo un ambiente de cuidado exento de temores y miedos.

Ayudarnos y ayudar a otros con lo mejor que tenemos. 


Amelia Camacho Guerrero.

3 abril 2020.

El futuro.

Muchos al estar en casa no pueden evitar el dejar a la mente vagar en la imaginación y en la inconsciencia.  Las preocupaciones habituales toman el control y logran crear estados internos de ansiedad por el futuro.

La incertidumbre acompaña esta experiencia y eso es algo que el ego no tolera, quiere saber, quiere controlar, tener información y eso no es posible en este momento.

Por supuesto que estamos viviendo en circunstancias totalmente diferentes y estar en el presente no ha sido fácil para muchos. Soltar las ideas que nos atan a las conductas anteriores requiere de voluntad y de atención y de práctica constante.

El futuro lo estamos construyendo con las actitudes de hoy, con los pensamientos de hoy , las sensaciones y sentimientos de cada momento. 

Crear una realidad en el presente con elementos diferentes a los usados hasta ahora es el objetivo. Crear un estado interno constante lleno de lo mejor que quiere cada uno en su vida.   Crear angustia y ansiedad, desesperación y tristeza no es lo que quisiéramos para todos. No es la creación que un elevado estado de consciencia incluye.

Somos creadores de la realidad que vivimos y es momento de incluir los  aspectos que solo el conocimiento de uno mismo puede ver y expresar.

El futuro está aquí y ahora en el mismo presente.


Amelia Camacho Guerrero.

30 marzo 2020.

El estado interno.

Tener toda la atención en lo que estamos viviendo es un objetivo primordial en el momento presente.

De que se está llenando nuestra mente y que es aquello a lo que estamos dando nuestra energía.

Nutrir la consciencia pensando y sintiendo en armonía con la confianza y cuidado de lo más importante que cada uno considere.

Atender a nuestro sentido común y actuar con sensatez para así favorecer el buen estado mental que comunicamos a todos.

Ahora que estamos en casa, nuestra casa Interior, y podemos atender lo que hemos puesto ahí, nos damos cuenta de que ese material es el que le da sentido a la interpretación de la realidad que experimentamos.

Observar lo que consumimos en el tiempo de presencia en este preciado lugar. Esto es una reflexión necesaria para elegir la forma en que procesamos toda la experiencia que tenemos frente a nuestros ojos.

Nada hay en el interior que no dependa de nuestra elección. Lo que consumimos y consume el tiempo y el espacio que ocupamos. Lo que de manera consciente e inconsciente va al interior y se manifiesta en la forma en que estamos viviendo esta etapa de la vida.

Es un maravilloso rompecabezas que armamos día a día.

Es un tiempo de hacer reposo y de vivir en aceptación de la realidad.

Somos la fuente de lo que sucede en nuestro interior, somos creadores de lo que vivimos y de como lo vivimos. 

La vida fluye en nosotros y nos da la oportunidad de crearla con lo que pongamos en ella, es nuestra obra, y de nadie más.


Amelia Camacho Guerrero.

26 marzo 2020.

El espacio mental.

Hoy sabemos que todo es energía y que absolutamente toda la energía está manifestándose en frecuencias vibratorias.

Eso es la materia prima de todo lo que hay, la creación está hecha de todas esas expresiones. La armonía hace que seamos capaces de ver su presencia en los diferentes reinos, mineral, vegetal, animal, humano, así como en el físico, celular, molecular, electrónico, magnético.

Todo lo existente es la energía en formas varias. Pero todo vibra, todo es y existe porque hay vida. Todo se mueve y la fuerza de la vida hace el milagro.

Cada partícula obedece a un orden específico para su manifestación y ese orden es información que se convierte en la consciencia que permite la armonía y la respuesta clara de lo que cada cosa es.

Jacobo Greenberg, famoso neurofisiología mexicano, estudioso de la consciencia expresó : " toda materia es afectada por la información que recibe".

De ahí que sea muy importante recordar esta consideración al darnos cuenta que todo lo que incorporamos en nuestro interior afecta el comportamiento que manifestamos.

No hemos de esperar a que el punto de saturación de nuestra mente decida qué absorbemos de todas las impresiones que tenemos frente a nosotros.

Podemos tardar en darnos cuenta del daño que nos hace todo lo que los estímulos sensoriales captan. Creo que estamos a punto del hartazgo de todo lo que cotidianamente estamos oyendo. Eso es bueno!  Eso hará que podamos discriminar y elegir un punto de información prudente y no caigamos en la inconsciencia de absorberlo todo.

Tenemos las llaves del conocimiento y han de servir de algo.

Sería estúpido quedarnos en la calle teniendo las llaves de la casa en la mano.


Amelia Camacho Guerrero.

26 marzo 2020.

Vaciar la mente para vaciar la casa.

Soltar todo lo acumulado en la mente a lo largo de la vida, puede resultar muy complicado para muchos. Inútil para otros.

Todos ellos tienen razón. Su punto de vista está centrado en lo adquirido en en lo que consideran su historia, lo importante, lo que hace su forma de ser y de actuar.

Éste tiempo en casa es ideal para observar lo que brota del interior y conocer respuestas que, ante otras condiciones, no expresariamos. Darnos cuenta de que sabemos poco de nosotros y la oportunidad de vernos, hay que aprovecharla. A fin de cuentas, hoy tenemos tiempo.

Vernos ante lo aprendido y cambiar lo que es necesario para vivir en aceptación de lo que esta realidad nos muestra.

Soltar lo obsoleto, lo que hoy ya no es viable, lo que hace que seamos capaces de mover de nuestra mente para adecuarnos al momento actual.

Sin resistencia, sin lucha, sin conflicto interior. Nada que provoque malestar entre lo que aprendimos y lo que hoy exige un cambio de pensamiento.

Dedicar el tiempo a estar en silencio y escuchar la voz interior. Hacer lo que más disfrutamos, sin la compulsión de estar ocupados haciendo algo, sin la necesidad de llenar la mente de ruido exterior.

Todo nos da un nuevo mensaje y hay que decodificarlo. 

El escondido propósito está en nosotros.

Despertar la más elevada consciencia que cada uno pueda alcanzar.  Será la propia naturaleza la que se muestre a cada instante. No es momento de simulacros. Será la verdad en cada uno. 


Amelia Camacho Guerrero.

24 marzo 2020.