Equinoccio de otoño.

Estamos en un hermoso periodo de cambio de estación, una estación que nos enseña, a través de  la naturaleza , desprendimiento , ligereza, soltura, transformación, color, belleza, armonía. Todo lo que el otoño trae consigo.  Todo lo que en nuestra vida también sucede de manera similar.

Nuestra existencia es un espejo de este proceso natural.  También en la experiencia humana y personal vemos los cambios y transformaciones. Día a día y momento a momento la enseñanza está frente a nosotros.  Nada podemos cuando la realidad se muestra. La sabiduría de la naturaleza está para quien observa y aprende, reconociendo y aplicando con flexibilidad y aceptación.

El otoño es hoy lleno de mensajes, de claras condiciones que hacen que veamos todo en una dimensión de consciencia diferente, amplia y llena de impresiones que tendremos que digerir de la mejor manera.

22 de septiembre al 21 de diciembre, será un tiempo en que nos podemos quedar parados, o un tiempo de avance y de participación en el proceso de evolución de la raza humana.

Seamos conscientes del momento presente y aportemos lo mejor que tenemos para vivir en aceptación y armonía. 


Amelia Camacho Guerrero.

22 septiembre 2020.

Condicionamientos.

Es tan inconsciente la manera en que recibimos todo tipo de influencias que ni siquiera nos damos cuenta del control que aceptamos como algo natural en la educación que las instituciones que nuestro mundo nos da.

Cuando mencionamos instituciones hemos de reconocer la sociedad entera.  Familia, escuela, iglesia, trabajo, comunidad, cultura, raza, país y cada una aporta una idea, un deber ser, un tener que, un hay que, un no se puede, un tu no, un imposible, un no es para ti, y así mil y un cosas más.

Aprendimos a vivir con esas ideas que no pudimos contravenir por la necesidad de ser aceptados en el mundo. Por la necesidad de ser amados. Por miedo a ser nosotros mismos. Por temor a ser diferentes. Por depender de la opinión externa. Por complacer eternamente a todos.

Es tiempo de trascender el pasado y soltar todo lo que impide el crecimiento emocional, mental y más que nada el espiritual.

Lo vivido en la inconsciencia ya nos ofreció lo necesario para despertar de la ilusión y darnos cuenta de que soñar no es vivir, que vivir es CREAR, ahora es momento de crear nuevas experiencias en consciencia de lo que sabemos que somos. 

Los condicionamientos han sido ilusiones, falsedades que vivimos con sufrimiento y desilusión, con tristeza y frustración y eso , se acabó. 

La consciencia nos libera de esto y abre la puerta de la creación. La prisión de las ideas está en la mente y liberarnos de esa prisión es decisión propia.


Amelia Camacho Guerrero.

16 septiembre 2020.

El Imaginario colectivo.

La mente colectiva ha almacenado todos los pensamientos,ideas, paradigmas y creencias aprendidas que dominan la conducta de la inconsciencia ,ya que al reaccionar por la opinión externa, todo comportamiento ha de ajustarse a lo establecido, a lo aceptado por la mayoría.

Así el actuar sin pensar se convierte en la conducta que el sistema ha creado para que todos vayamos con lo que se decide y no haya respuestas fuera de control. El rebaño ha de ajustarse a las reglas establecidas y cualquiera que no cumpla queda señalado y juzgado por los demás. La necesidad de pertenencia y el desconocimiento de lo que somos y nuestras necesidades esenciales obliga a someterse a voluntades que, aparentemente, con buenas intenciones, instruyen para obedecer lo que es bien visto por los demás.

Los momentos que vivimos, que son tiempos de evolución humana , abren otras visiones de la realidad y formulan otras maneras de pensar. El despertar de la consciencia permite ver y darse cuenta de cuan sometidos y condicionados hemos vivido.

Ésta claridad mental está llegando a muchas personas y está provocando muchas y diferentes respuestas.

El cambio vibracional del planeta está generando cambios también en la humanidad entera y la programación de la mente se está debilitando. 

El Imaginario colectivo ha sido creado por todos. Es fuerte en la medida en que siga siendo vigente para muchos. Salirse del rebaño implica soltar lo aprendido para diseñar conscientemente las respuestas que resuenan en el interior de cada uno.

La inercia, la comodidad, la inconsciencia, la irresponsabilidad de la propia vida hace complicado el trabajo personal para deshacerse de creencias, ideas y programaciones que han prevalecido por tanto tiempo.

Movernos hacia un nuevo estado de consciencia, a una dimensión más elevada requiere, solamente, de dejar atrás lo que ya no corresponde a esta experiencia, es atrevernos a crear nuestra vida con la fuerza interior colmada de amor y de responsabilidad, voluntad e intención de participar en el proceso evolutivo de la especie humana.

Soltar la inercia que ata al inconsciente colectivo y decidir por el cambio.

Saber que el cambio es personal y solo cada uno puede decidir hacerlo o no.


Amelia Camacho Guerrero.

16  septiembre 2020.

Mensaje especial.


A mis guías y a todos aquellos que me están asistiendo en mi viaje evolutivo en la Tierra :

Es mi intención tener éxito,


Es mi intención estar siempre seguro en todo lo que haga,


Es mi intención dar amor y recibir amor en todo lo que haga,


Es mi intención pasármela bien y estar bien provisto con prosperidad de acuerdo a mis necesidades,


Es mi intención no dejarme fascinar por el mundo material.


Es mi intención sanar todas las emociones que vivan en mi.


Afirmo con toda claridad que toda asistencia debe venir de la luz, Aquí, ahora y por siempre.


Mensaje pleyadianos.

Para tener presente cotidianamente y crear una realidad consciente.


Amelia Camacho Guerrero.

14 septiembre 2020.

Cambio permanente.


La incesante lluvia de cambios está transformando la percepción de la vida y la manera de experimentarlo todo.  Diariamente tenemos oportunidades para visualizar nuevas situaciones y condiciones que hacen que veamos como ,esas modificaciones, nos fuerzan a procesar los eventos e impresiones más rápido que nunca.

Los meses transcurren con rapidez y día con día sabemos y escuchamos de cosas que cambian y continúa transformándose la realidad conocida.

Es un periodo de movimiento continuo que está ayudando a que seamos capaces de vernos a profundidad, reconocernos al descubrir actitudes y comportamientos que tal vez no hayamos podido observar antes de esta forma.

La influencia planetaria, la frecuencia vibratoria de la tierra, el proceso evolutivo de todas las formas de vida esta siendo calibrado para que la consciencia de la humanidad despierte y se de cuenta de su verdadera identidad y de la ilusoria forma de vida que le ha conducido por un camino de inconsciencia.

Por mucho tiempo hemos escuchado y estudiado sobre todo lo ahora tenemos ante nuestros ojos y tal vez vimos muy lejano el tiempo de vivenciarlo , tenemos esa realidad aquí y ahora, llegó el momento de mostrar la consciencia y comprensión que hayamos logrado para ser capaces de transitar con todas las herramientas que acumulamos al prepararnos para este momento.

Tenemos todo para hacerlo bien. Contamos con el conocimiento de lo que ocurre. Sabemos que ésto es un proceso natural que sucede cada ciclo que se cumple. Quisimos estar aquí para experimentarlo. Nuestro ser sabe que es así. Nuestro espíritu nos asiste. 


Amelia Camacho Guerrero.

12 septiembre 2020.

Una actividad de amor y consciencia.

Vivir en este tiempo es justamente eso: una serie de acciones y respuestas en consciencia y con amor.

Responder siempre y a cada momento desde el fondo del corazón, con la energía más poderosa que tenemos.

Arriesgar todo por amor a nosotros mismos para ver todo con otros ojos, vernos de la mejor manera, encontrar en nosotros las respuestas a todas las experiencias desde la voz interior y desde la confianza en uno mismo. 

Sentir la fuerza del latido del corazón como el impulso que guía palabras, pensamientos y acciones con la seguridad y confianza que da el sentirse amado por uno mismo.

Vibrar en amor por la vida y vivirla, disfrutando cada instante porque se ha comprendido la fragilidad, la impermanencia, la importancia de vivir cada instante en consciencia de que nada está garantizado y nada es para siempre. 

La eternidad es una experiencia sutil en el momento presente, ese eterno presente que dejamos ir en la inconsciencia y que no vuelve nunca.

Vivir hoy, aquí y ahora y siempre en amor.

Que éste tiempo nos haya regalado la oportunidad de recapacitar sobre la forma en que podemos expresar el más elevado nivel de consciencia que como seres humanos podemos manifestar, amor incondicional. 

Así realizamos el objetivo primordial de nuestra presencia en este mundo, ser lo que somos en amor y por amor.


Amelia Camacho Guerrero.

12 septiembre 2020.


Todo es vibración.

La frecuencia vibratoria de la madre tierra es ahora mucho más rápida de lo que ha sido.

Ésto está provocando cambios muy importantes para todo el planeta. 

Todas las formas de vida están manifestando respuestas diferentes y están recibiendo ajustes y modificaciones por este motivo. Nuestros cuerpos se están preparando para todos los cambios energéticos que esto representa.

Las emociones están manifestandose y en ocasiones las personas perciben los despliegues de respuestas cargadas de una emocionalidad que desconocen en si mismas.

Es natural que esto pase para que podamos alcanzar el desarrollo emocional que no hemos tenido, es importante conocernos ampliamente y el  camino, es a través de las emociones.

Conducirlas y atenderlas, conocerlas y no negarlas, vivirlas y reconocerlas, aceptarlas sean las que sean hará que nos expresemos con verdad, con bondad y compasión hacia nosotros y hacia los demás.

Así dejarán de ser obstáculos para nuestro crecimiento, dejarán de bloquear las experiencias que necesitamos vivir para crecer sicológica y emocionalmente.

Dado que todo es vibración y frecuencia, las emociones son la vía hacia la experiencia, a la sabiduría personal, a todo aquello que se sella justo con las emociones que somos capaces de expresar.


Amelia Camacho Guerrero.

7 septiembre 2020.

El despertar de la humanidad.


Despertar a la consciencia de la realidad actual significa muchas cosas.  Quienes han hecho un esfuerzo para darse cuenta de lo que no es real y quieren ver con otros ojos todo lo que son y les rodea, han tenido un proceso interno que les ha permitido crear una base sólida de conocimiento que ayuda a dimensionar las experiencias y eventos de la realidad y así poder procesar las impresiones que llegan a la mente.  La consciencia adquirida regula la forma en que cada cosa es interpretada, percibida y significada, dando como resultado una comprensión de lo que se vive.

No para todos ese despertar tiene los mismos efectos.  Es ahora que hemos de tener en cuenta que el despertar va a sacar de cada uno la respuesta que el proceso antes mencionado permita.

Si bien es cierto que el despertar de la humanidad está sucediendo , también es cierto que las respuestas son de acuerdo a lo que cada uno pueda procesar.

Muchas personas al darse cuenta de que la realidad no es como la creían están abriendo los ojos y manifestando rabia y coraje, malestar e indignación por el engaño y abuso, por la injusticia, por la frustración que sienten. Tener consciencia de lo que el sistema social ha creado es doloroso, es revelador y genera muchas reacciones, no así respuestas conscientes, que es lo que necesitamos.

Ser observadores, testigos de lo que está pasando, no es fácil para quien no le ha dado un propósito al despertar de su consciencia. 

Basta con observar los grados de identificación con que muchas personas comentan las diarias noticias. Basta sentir la rabia y molestia de todos al darse cuenta de que ya nada es igual, de que todo exige respuestas diferentes y que aún no es claro cuales son.

Los verdaderos cambios están por verse, esto solo el principio de algo mayor.

Todos los días podemos sorprendernos, todos los eventos pueden atraparnos y hacer que perdamos la atención en nosotros mismos.  Todo pudiera hacernos perder la paz interior.

Hoy es imperativo cuidar nuestra energía, cuidar los pensamientos y las palabras que expresamos, centrar nuestra atención en todo lo que somos y expresamos.

Cuidar nuestro cuerpo, la alimentación, el ejercicio, el juego, la diversión, la creatividad, el amor que manifestamos, la luz que irradiamos que es el alimento que compartimos con el universo.

Damos lo que tenemos en el interior.  Apoyemos a los demás ofreciendo lo mejor que podamos de nosotros mismos.


Amelia Camacho Guerrero.

3 septiembre 2020.

Nostalgia por lo que ya pasó.

Recordar con tristeza y deseo de que todo siga siendo como ha sido hasta ahora es un momento que hará que nos desconectemos de nosotros mismos y que repitamos lo ya vivido impidiendonos crear nuevas formas de experimentar la realidad que hoy nos toca vivir.

Aceptar que la realidad nos da oportunidades de creación en un nivel de consciencia distinto es crecer en una condición de conocimiento y descubrimiento de talentos y habilidades que solo con cambios y maneras de pensar actualizadas podremos conseguir.

Anclarnos en lo conocido cierra las puertas al futuro que estamos creando con material nuevecito que procede de la evolución que todos estamos experimentando.

Todo lo que hemos hecho para encontrar las respuestas que nuestro ser necesita están en la búsqueda realizada durante mucho tiempo y ahora es el momento de crear un escenario diferente.

La comprensión que hayamos logrado es el ingrediente principal para ésta creación. La información acumulada es inútil si no ha pasado por el filtro de la experiencia que conduce a la apropiación de lo comprendido.

Desaprender es un proceso necesario en el camino que hemos elegido.

Soltar voluntariamente aquello que percibimos como inútil y que ha dejado de tener vigencia en este tiempo, ayudará a no regresar a los estados de inconsciencia en los que hemos estado.

Lo vivido por bueno y hermoso que haya sido , ya fué. Lo pasado por doloroso y fuerte que haya sido, también ya fué.

Cada evento experimentado fortaleció nuestro sistema nervioso con las emociones que lo acompañaron y es gracias a las experiencias que hoy podemos sentir una fortaleza emocional que requerimos para exponernos a los cambios que estamos viviendo.

La debilidad emocional ha de superarse para ser capaces de trascender los eventos que la vida actual nos presenta. Todo impacta, todo puede sacudirnos muy severamente y sin embargo tenemos que aprender a centrarnos en el interior y ser testigos de la realidad con la consciencia más elevada que podamos alcanzar.


Amelia Camacho Guerrero.

29 agosto 2020.

Ansia de libertad.

Todos hemos sentido el deseo de vivir en libertad aunque no nos demos cuenta de que esta experiencia depende de factores que no tomamos en cuenta. El deseo de liberarnos es un impulso que nace de la consciencia que quiere despertar y ayudarnos a discernir entre lo que vivimos y lo que queremos experimentar. Exigimos libertad para hacer algo, para pensar y expresar nuestro sentir, nuestras opiniones, para tomar decisiones, actuar sin restricciones y para mucho más.

Vemos limitaciones y no asumimos nuestra participación en la creación de obstáculos que impiden que podamos manifestar la experiencia de vivir en la forma en que deseamos.

La forma en que hemos sido educados, la manera en que adquirimos ideas, creencias, condicionamientos, imposiciones sociales, religiosas o de cualquier otro tipo han introducido los bloqueos que nos han hecho pensar que la ausencia de libertad se debe a todo lo externo.  Por ello el clamor de libertad va hacia las condiciones de la vida que tenemos.

Pedimos ser liberados y no nos percatamos de que la libertad nos la damos nosotros.

Los grilletes que significan las creencias y los paradigmas adquiridos se han vuelto tan comunes que nos hemos acostumbrado a vivir con ellos.

Por ello cambiar nuestra forma de pensar nos libera y nos cambia.

El deseo de libertad es un deseo de evolución, un deseo de la consciencia y de la sabiduría interna que invita al cambio.  Desaprender lo aprendido, soltar las ataduras, crecer psicológicamente, desarrollar la inteligencia emocional hará que podamos vivir en aceptación y libertad.

Libertad de pensamiento, libertad de sentimiento, libertad de acción, libertad en consciencia de nosotros mismos con la responsabilidad que todo ésto implica, es evolucionar.

Es una labor personal y nadie puede hacer nada por nosotros, su logro es cumplir con el objetivo de estar aquí.


Amelia Camacho Guerrero.

26 agosto 2020.