El poder interno.

La recuperacion del poder interno a traves del conocimiento del Ser para lograr una vida de relacion armonica con todo lo que nos rodea ,empezando por nosotros mismos ,puede sonar atractivo y realmente es asi ya que los problemas de relacion que el mundo afronta tienen su raiz en el desconocimiento de la problematica personal que todos vivimos . Lo comun es culpar a otros de que nuestro mundo interno no sea como cada uno lo quiere deseando siempre que sea en el afuera que todo se acomode para poder estar bien.

La realidad nos dice que las personas y los eventos diarios seguiran su curso y no podemos esperar a que los que nos rodean cambien para satisfacer lo que esperamos lograr en el cambio de otros. Habra que revisar nuestros pensamientos y percepciones para arreglar lo que concierne a nosotros y dejar que los demas resuelvan su problematica personal para no tomar responsabilidades ajenas.
La forma en que cada uno percibe el mundo es una experiencia individual y lo que cada quien ve como su problema en la vida puede ser lo que otros tendrian que resolver por voluntad personal sin que nosotros tengamos participacion en ello.
Ayudarnos a ver las conductas de los que nos rodean como actos de libertad personal ,decisiones que cada persona elige para vivir , es parte importante para soltar la necesidad de creer que lo que vemos equivocado en los demas este en nuestras manos para ser resuelto.
Como padres ,hijos ,esposos ,esposas ,amigos, familiares tomamos en nuestras manos el arreglo de comportamientos y actitudes ajenas como asuntos personales , friccionando asi relaciones cercanas  que se ven muy dañadas por la intromision en asuntos que no nos competen.
El respeto a la forma de vivir de cada quien abre las puertas a la libertad personal y a la creacion de un mundo interno de aceptacion de las diferencias y a una riqueza en el crecimiento de la consciencia que incorpora , sin resistencia, todo aquello con lo que uno se relaciona.

La Palabra es la Clave.

Imagen via: Presencia Corporativa.com

"Las palabras son inocentes, neutrales, precisas, postulan algo, describen esto, significan lo otro, de tal manera que si las cuidas puedes construir puentes sobre la incomprensión y el caos. Pero cuando las tuerces, dejan de ser buenas…


…No creo que los escritores sean sagrados, pero las palabras sí lo son. Merecen respeto. Si encuentras las correctas, en el orden correcto, puedes sacudir un poco al mundo y hasta hacer un poema que dirán los niños cuando hayas muerto".

 

Tom Stoppard, dramaturgo inglés.

Día internacional de la mujer.

 

¿Qué significa ser una mujer?

¿Qué es una mujer?

Tal vez de esto solo se lo que el orden social ha determinado para conocer esta identidad, sin embargo soy una mujer y nunca antes de esta reflexión me había preguntado esto.

La definición estaba hecha en relación a algo externo a alguna actividad ,a algún grupo familiar ,,a un apellido y eso me habla de mi papel en la sociedad en el mundo en que vivo ,pero no me habla de mi naturaleza de lo que si soy y no de lo que hago o con quien estoy.

Volví entonces a la pregunta ¿Qué es una mujer? Me respondí varias cosas: Es una manifestación femenina de la especie humana, biológicamente hecha para procrear y mantener la especie humana, por tanto la procreación no la hace verdaderamente especial ya que la naturaleza así la creo. NO es su FUNCION de madre la que le da significado solamente.

¿Cómo es ese ser por naturaleza, que características tiene?

Es bella, inteligente, intuitiva, protectora, nutridora, creativa, fuerte, tierna, sensible, tierna, amorosa, sensual.

Hay muchas otras características aprendidas que podrían ser incluidas y que corresponden a lo que   la sociedad ha establecido como “el deber ser” para poder pertenecer al mundo que le rodea sin verse rechazada o privada de la aceptación que tanto se busca por todos los seres humanos.

Así la mujer dejo a un lado su esencia, su naturaleza y se ajusto  a un mundo que la ha visto más como un objeto que como lo que realmente es.  Otra cuestión importante es que ni ella misma ha querido descubrir sus cualidades para realmente ser lo que es con confianza y convicción de sí misma.

Ser mujer es algo maravilloso, como ser hombre también lo es, no hay que luchar por parecer lo que no somos. La aceptación y reconocimiento de nuestra naturaleza abre puertas a nuestra visión interior sin pelear con nadie, sin competir, sin la necesidad agotadora de demostrar constantemente a alguien quienes somos para lograr su aprobación.

Solo ser lo que somos, manifestar  la maravillosa fuerza femenina con toda consciencia y tomar nuestro lugar en el mundo.

Crecer como mujeres, dignas, respetuosas, amorosas, fuertes, valientes, inteligentes, felices de ser  lo que son usando toda su fuerza creativa  para ayudar a los hombres con que conviven a crecer en la  propia aceptación de lo que son,  sabiendo que la dominación masculina no les da más poder ni más fuerza por el control que ejerce ante quien le ha hecho creer en su debilidad.

Sabernos fuertes y también vulnerables, sabernos inteligentes capaces de construir un mundo  con la  responsabilidad y habilidades que desplegamos todos  los días, RECONOCERNOS con la humildad que da el conocimiento y recuperar la seguridad y confianza en sí mismas mostrando nuestro gran amor al mundo que es el amor que podamos sentir por NOSOTRAS mismas es la mejor forma de celebrar “EL DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER”.

Dios hubiera dicho:

Si escucháramos a  DIOS.......

 

-¡Deja ya de estar rezando y dándote golpes de pecho!

Lo que quiero que hagas es que salgas al mundo a disfrutar de tu vida.

Quiero que goces, que cantes, que te diviertas y que disfrutes de todo lo que he hecho para ti.

¡Deja ya de ir a esos templos lúgubres, obscuros y fríos que tú mismo construiste y que dices que son mi casa. Mi casa está en las montañas, en los bosques, los ríos, los lagos, las playas. Ahí es en donde vivo y ahí expreso mi amor por ti.

-Deja ya de culparme de tu vida miserable, yo nunca te dije que había nada mal en ti o que eras un pecador, o que tu sexualidad fuera algo malo. El sexo es un regalo que te he dado y con el que puedes expresar tu amor, tu éxtasis, tu alegría. Así que no me culpes a mí por todo lo que te han hecho creer.

-Deja ya de estar leyendo supuestas escrituras sagradas que nada tienen que ver conmigo. Si no puedes leerme en un amanecer, en un paisaje, en la mirada de tus amigos, en los ojos de tu hijito ¡No me encontrarás en ningún libro! Confía en mí y deja de pedirme ¿me vas a decir a mí como hacer mi trabajo?   

-Deja de tenerme tanto miedo. Yo no te juzgo, ni te critico, ni me enojo, ni me molesto, ni castigo. Yo soy puro amor.   

-Deja de pedirme perdón, no hay nada que perdonar.

Si yo te hice... yo te llené de pasiones, de limitaciones,  de  placeres, de sentimientos, de necesidades, de incoherencias... de libre albedrío ¿Cómo puedo culparte si respondes a algo que yo puse en ti? ¿Cómo puedo castigarte por ser como eres, si  yo soy el que te hice? ¿Crees que podría yo crear un lugar para quemar a todos mis hijos que se porten mal por el resto de la eternidad? ¿Qué clase de dios loco puede hacer eso?

-Olvídate de cualquier tipo de mandamientos, de cualquier tipo de leyes, esas son artimañas para manipularte, para controlarte y que sólo crean culpa en ti. Respeta a tus semejantes y no hagas lo que no quieras para ti.

Lo único que te pido es que pongas atención en tu vida, que tu estado de alerta sea tu guía.

Amado mío, esta vida no es una prueba, ni un escalón, ni un paso en el camino, ni un ensayo, ni un preludio hacia el paraíso. Esta vida es lo único que hay aquí y ahora y lo único que necesitas. Te he hecho absolutamente libre, no hay premios ni castigos, no hay pecados ni virtudes, nadie lleva un marcador, nadie lleva un registro.

-Eres absolutamente libre para crear en tu vida un cielo o un infierno.

No te podría decir si hay algo después de esta vida pero te puedo dar un consejo. Vive como si no lo hubiera. Como si esta fuera tu única oportunidad de disfrutar, de amar, de existir. Así, si no hay nada, pues habrás disfrutado de la oportunidad que te di. Y si lo hay, ten por seguro que no te voy a preguntar si te portaste bien o mal, te voy a preguntar ¿Te gustó? ¿Te divertiste? ¿Qué fue lo que más disfrutaste? ¿que aprendiste?

-Deja de creer en mí, creer es suponer, adivinar, imaginar. Yo no quiero que creas en mí, quiero me sientas en ti. Quiero que me sientas en ti cuando besas a tu amado, cuando arropas a tu hijita, cuando acaricias a tu perro, cuando te bañas en el mar.

-Deja de alabarme, ¿Qué clase de dios ególatra crees que soy?

Me aburre que me alaben, me harta que me agradezcan. ¿Te sientes agradecido? Demuéstralo cuidando de ti, de tu salud, de tus relaciones, del mundo. ¿Te sientes mirado, sobrecogido? ¡Expresa tu alegría! Esa es la forma de alabarme.

-Deja de complicarte las cosas y de repetir como perico lo que te han enseñado acerca de mí. Lo único seguro es que estás aquí, que estás vivo, que este mundo está lleno de maravillas. ¿Para que necesitas más milagros? ¿Para que tantas explicaciones?

 

No me busques afuera, no me encontrarás.   Búscame dentro... ahí, estoy latiendo en ti.

Baruch Spinoza (1632-1677) “El príncipe de los Filósofos” 

Libertad de expresion


 

El anhelo de expresión del ser se ve manifestado en todo lo que como humanos comunicamos al mundo.

El lenguaje que usamos, que nos revela y descubre, es vital para el alma.

Si nos detuviéramos solo en la palabra, esta creación se quedaría corta para valorar la necesidad que tenemos de comunicarnos de variadísimas formas.

Hay quien no escribe, pero canta, hay quien no canta pero danza, hay quien no danza pero pinta, hay quien no pinta pero hace poesía y hay quien lo hace a través de su trabajo cotidiano.

La actividad humana es una forma de expresión de alma, es una forma de alimentar al mundo en que vivimos.

Cada cosa que hacemos tiene un impacto en el universo. Cada palabra que expresamos es una vibración disonante o un canto armónico que sintoniza con su equivalente en el mundo.

Cada expresión tiene su correspondencia en una determinada frecuencia vibratoria y fortalece la frecuencia con la que sintoniza.

Así generamos alimento para todo lo que nos rodea.. 

Nosotros mismos limitamos nuestra capacidad de expresión al transgredir los valores que conlleva la libertad, como son el respeto a nuestra propia expresión afectando el respeto que debemos a los demás. La consciencia de la expresión es la consciencia que tenemos de nosotros mismos y lo que somos.

Lo que expresamos, lo que elegimos manifestar, contiene nuestra percepción de los hechos, nuestra propia valoración de la belleza y la armonía que se relaciona con todo lo que pensamos y sentimos.

Tenemos en nuestro poder la capacidad de expresarnos ante todo lo que también es la expresión de los demás.  El mundo está viciado por los juicios ante el  comportamiento ajeno .La creación que otros hacen en este mundo, que siendo una libertad que se manifiesta simplemente para decir, hacer, o sentir lo que cada persona vive, puede verse observada por el  capricho de una personalidad dañada por la inconsciencia  que suelta sus juicios  sin consideración de sus consecuencias. Hablo desde la forma de relación con los más cercanos hasta lo que afecta a la sociedad y a la humanidad entera.

Hacernos conscientes de la libertad para expresarnos es valorar también lo que otros como nosotros, expresan de muy variadas formas, que nos ayudan a reflexionar, a pensar , a actuar frente a la divina creación humana que esta frente a nosotros todo el tiempo. ¿En donde está tu atención? ¿Cuales formas de expresión te atrapan y te identifican? ¿Cuales fortaleces con tu  observación e identificación? ¿Cuales nutres con tu inconsciencia? ¿Cuales pasas desapercibidas? ¿En qué momentos tu libertad de expresión fomenta la armonía , la paz, el amor, y el respeto por los demás? ¿Como manifiestas esa libertad? ¿Crees que alguien la limita? ¿Crees que eres víctima de lo que vives? ¿Crees que podrías hacerte cargo de lo que tu idea de libertad ha creado?

La libertad existe en el interior de todos  y está relacionada con tu desarrollo interno, con el deseo de expresarte como un ser humano con consciencia y ese es aquel que ha aprendido a reflejarse en todo lo que hace con atención a valores fundamentales que rigen para todos y que no tienen punto de conflicto en cuanto se expresan por el bien común además del propio.

Pensamiento, sentimiento, y acción en coherencia, envuelven un poder maravilloso de transformación de la realidad.

Poder que reconoce la diversidad pero que reconoce también la aceptación de las diferentes maneras en que esta fuerza construye al mundo donde todos vivimos .

Voltear hacia nosotros y preguntarnos ¿A través de que comunico al mundo mi existencia en este plano?

Tal vez nunca me lo he preguntado. Al contestar sabré que puedo crear algo mejor.

 .Podría eliminar todo lo que no favorezca una comunicación cordial y armónica en mi mundo y así sabré que también estoy colaborando con los demás en su creación. 

 

Un Regalo de Amor

Un día, a tu llegada a este mundo, te viste como aquel bebe que tu ves y que amas rápidamente. Eso que te hace sentir a ti ,es lo que tu hiciste sentir a otros .Ese pequeño que te recuerda todo el amor que has provocado y todo el amor que un ser trae al mundo.Desde que se anuncia su presencia prepara el terreno para el amor y lo cultiva con cada movimiento, con cada expresión de su existencia. Después en cada sonrisa y en su forma de  comunicarse con todo. Sus pequeños brazos se extienden para tocar el mundo que le rodea y lo mueven  a su antojo. Son el amor en un pequeño cuerpecito ,un destello de luz en una mirada,la fuerza del amor en una manita que acaricia una mejilla y sacude en un instante hasta el corazón mas duro.

Una vez tu provocaste ese terremoto, un día tu llegaste a realizar todo eso.Recuerda lo que eres y eres capaz de hacer .No ha cambiado nada, solo que a ti ¡se te olvido!

Hoy sabe, que ese amor sigue en ti ,vuelve a expresarlo con la naturalidad que lo hiciste antes ,la luz sigue en tu mirada y el amor en tu corazón.

¡Felicidades! Hoy y por siempre.

Foto via Camille Allen

Bienvenida

Es la palabra el instrumento de nuestro trabajo. Es ella, lo que al emplearla muestra lo que traemos dentro. No hablamos mas que de nosotros al expresarnos, ya que aquello que decimos tiene la fuerza de nuestro pensar, de nuestras creencias y de aquello que en el interior siempre ha movido nuestras creencias.

Hacemos conscientes de nuestras expresiones equivale a detenernos para conocer lo que existe en nuestro interior. Siempre hay ideas que no expresamos con confianza y libertad. Siempre hay creencias que se esconden detrás de una respuesta que aparentemente no comprendemos. En el fondo conocemos nuestras necesidades y nuestras verdaderas razones así como la palabra también disfraza, de muchas y variadas maneras lo que se esconde en el interior.

Un ser valiente se adentra para conocer las verdaderas necesidades  que a todos nos mueve y son pocos los que con sinceridad quieren verse desnudos de la personalidad para abrirse a la verdad de su interior.

Ahí se encuentran razones de comportamiento y sufrimiento, de alegrías y respuestas que de otra manera justificaríamos con todo lo aprendido como correcto, adecuado, bueno o malo.

En amor no hay ni bueno ni malo, ni correcto ni incorrecto. Los manuales del mundo externo nos conducen a comportamientos ficticios que dirigen a todos a una respuesta que pueda ser aceptada  por la mayoría.

Mientras mas personas estén de acuerdo con una cierta conducta, mas correcta debe ser, ya que muchos criterios que se apoyan nos dirigen a creer que estamos en lo cierto. El encontrar este respaldo nos aleja de nosotros mismos y mucho de lo que se refiere a la conducta humana ha de ser aceptado por la mayoría para así poder pertenecer al grupo que mas nos interesa.

Ese es el  mundo donde siempre alguien mas decide como se debe actuar, lo que se debe hacer, lo que se debe pensar. Por supuesto que eso esta bien si se quiere pertenecer a un mundo donde solo se sigue el pensamiento colectivo,donde no hay espacio para ideas propias, donde todos piensan y sienten lo que conviene para no ser tan diferente y no sentirse aislados o inadaptados en la sociedad.

La realidad no habla de que todos queremos ser diferentes, originales, únicos y esa lucha por obtener un lugar en el mundo propicia la competencia en diferentes áreas: académicas, social,económica,religiosa, política,familiar, etc.

No hay persona que no te hable de todo un esfuerzo por destacar y ser reconocido en alguno ámbito de la vida. No quiero este decir que sea inútil, no lo es. Lo que hay que analizar es el porque y el para que se hace que es lo que cada una de estas acciones nutre, que es lo que esa necesidad de fama, de atención de reconocimiento alimenta.

Notaremos que la respuesta viene a satisfacer la observación del mundo externo y todas las respuestas se esperan del afuera. La dependencia de todo lo que los demás digan y de como responden se ha convertido en el  motivo de atención por ello el juicio externo es tan atendido y tan complacido.